Antofagasta recibió una incómoda “visita turística”

Karen Rojo Venegas Alcaldesa de Antofagasta
Karen Rojo Venegas Alcaldesa de Antofagasta
Karen Rojo Venegas
Alcaldesa de Antofagasta

La reciente presencia del canciller boliviano y comitiva en Antofagasta nos deja algunas reflexiones que a continuación comparto con ustedes.

No necesito ser analista de política internacional para comprender que desde La Paz se urdió un sedicioso plan de hostigamiento (hermandad le denominaron en Palacio Quemado) con el propósito de materializarlo en nuestro territorio, específicamente en los terminales portuarios de Arica y la capital de nuestra región.

El señor Choquehuanca junto a parlamentarios y periodistas de diversos medios de comunicación -todos intervenidos por cierto- conformaron esta caravana beligerante que cimentó el odio del gobierno de Evo Morales en nuestro litoral. Las malas vibras y el rencor trasuntaban desde cada integrante altiplánico. Vinieron a eso; a provocarnos, a mentirles (de nuevo) al pueblo boliviano y a montar un espectáculo de pirotecnia ya conocida por todos.

Publicidad

El Canciller no fue capaz de escuchar lo que quise decirle personalmente. Es entendible que la ambición de Morales no tiene límites pero de ahí a mandar a Choquehuanca a nuestra tierra con el propósito de armar su pre campaña presidencial a costa de Antofagasta, me parece una falta de respeto atroz.

Hoy en esta columna, y en voz alta, reitero que en esta tierra acogemos gratamente a nuestros hermanos bolivianos. Muchos de ellos trabajan dignamente mientras que otros tantos están privados de libertad producto del constante e histórico tráfico de drogas que golpea a nuestra región. Lamentablemente el boliviano que traspasa nuestra frontera con sustancias ilícitas lo hace porque en su país no cuenta con las garantías básicas que todo ciudadano requiere para vivir en un país con sana democracia. Es por eso que no entiendo de qué se ufana el Presidente Morales cuando destaca la estabilidad política, económica y social de su país cuando en mi región y en mi ciudad soy testigo fiel del flagelo que golpea a la clase más necesitada de Bolivia.

Y si esto fuera poco, el gobierno altiplánico ha contaminado por décadas los pulmones y las vías respiratorias de nuestros hijos y ciudadanos. Han confundido el libre tránsito con el libertinaje portuario y nunca se han responsabilizado de acopiar y manipular con estándares internacionales el plomo y otras sustancias altamente dañinas cuando este mineral se encuentra en suspensión.

Sería interesante recibir a medios bolivianos independientes del Régimen de Morales. Estuve viendo esta semana los noticiarios de Bolivia Televisión y encontré penoso y vergonzoso que los periodistas están obligados a informar sólo noticias positivas del “Hermano Presidente”. En este medio la crítica y la denuncia no existe. Es como “El mundo perfecto” de Huxley. De hecho, los periodistas bolivianos que estuvieron por unas horas acá sólo vinieron a dar cobertura de los problemas imaginarios del señor Choquehuanca. ¿Usted cree que algún periodista entrevistó a algún chileno o boliviano residente en Antofagasta? No. Sólo grabaron lo que el Canciller decía… el resto no existió.

La riqueza cultural de Bolivia también es la nuestra. Anualmente realizamos el Festival de Colectividades Extranjeras en Antofagasta, oportunidad en la que el stand de la hermana nación es ampliamente visitada por su apetecida comida, su cerveza y sus hermosos bailes folclóricos. Agrupaciones artísticas y culturales conformadas por hijos y nietos de migrantes bolivianos se presentan todos los años en nuestro Teatro Municipal. Escribo esto porque la cultura y la raza aymara, kunza y licanantai nos une desde hace siglos. Compartimos mismas costumbres y ritos ancestrales sólo divididos por una majestuosa Cordillera de Los Andes.

Esta historia, este relato que comparto con ustedes es una muestra que la identidad y el patrimonio que nos une con Bolivia, Perú y el noroeste argentino no podrá nunca ser sepultada por el encéfalo egoísta y obtuso del político de turno.

Tal como les enfaticé a los medios bolivianos, como alcaldesa de Antofagasta les doy la más cordial bienvenida a nuestra hermosa Antofagasta, ciudad que es y siempre será chilena.

Karen Rojo Venegas

Alcaldesa de Antofagasta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here