“A dos años de la rebelión, nuestras demandas y luchas siguen vivas”

"No tenemos ningún compromiso con los viejos partidos de la derecha, la Concertación, y aquellos que pactan con ellos; y de llegar al Congreso cobraremos lo mismo que un trabajador donando el resto para las luchas y organización de los trabajadores y el pueblo, contra los sueldos millonarios de los políticos tradicionales. Para fortalecer tu lucha y nuestras demandas, decimos: un trabajador al congreso". Por Lester Calderón, dirigente sindical y candidato a Diputado por el Distrito 3.

Estos días se conmemora el segundo aniversario de la revuelta, aquel 18 de octubre del 2019 que puso en jaque al gobierno de Piñera con la lucha en las calles, donde millones salimos a enfrentar la represión y el estado de excepción y cuestionamos en las calles todas las herencias de la dictadura. No son 30 pesos son 30 años fue lo dijimos.


La valiente juventud secundaria fue la que una vez más despertó al país. Con evasiones masivas en el metro de Santiago, comenzaron a inundar las principales ciudades del país y millones salimos a la calle con la esperanza de conquistar una vida que mereciera ser vivida. En Antofagasta, nos unimos entre trabajadores de la educación, trabajadores de la industria, mineros, del comercio y servicios, de la salud, junto a la juventud, a las mujeres, a profesionales y organismos de Derechos Humanos conformando el Comité de Emergencia y Resguardo en la sede regional del Colegio de Profesores.


Dos años se cumplen hoy, y sin embargo nuestras demandas siguen sin resolverse. Salud y educación pública, gratuita y de calidad, salarios y pensiones que permiten vivir dignamente, vivienda para todas y todos. Mientras las grandes empresas y multinacionales, los bancos y AFPs están ganando como nunca y siguen saqueando nuestras riquezas, las grandes mayorías seguimos en trabajos precarios, esperando meses en listas de espera para tener una atención médica oportuna, con pensiones y salarios de hambre.  

Publicidad


En el gobierno continúa al mando el asesino Piñera, que ahora suma un nuevo caso de fraude con los Pandora Papers, donde está involucrado en la aprobación del permiso ambiental a minera Dominga que negoció con su amigo de Penta el choclo Délano. Pero Piñera no es más que el representante de la derecha de Sichel y Kast, que hacen sus negocios fuera del país y son financiados por las grandes pesqueras y compañías del gas. Nos intentan atacar para que seamos nosotros quienes paguemos la crisis, y no ellos.
Piñera, que ahora está acusado constitucionalmente, continúa en el poder y en completa impunidad por sus crímenes gracias al Acuerdo por la Paz que firmaron entre cuatro paredes y contra el pueblo desde la derecha hasta el Frente Amplio de Boric y Catalina Pérez.


Pero por abajo, el pueblo y la clase trabajadora seguimos poniéndole el cuerpo a la crisis que abrió la pandemia, la inflación y el desempleo. Pero hemos salido a luchar exigiendo nuestras demandas: por salarios y mejores condiciones de trabajo, como mostraron con un gran ejemplo las “guerreras” del Sindicato de la empresa Siglo XXI en el Hospital Regional Antofagasta, trabajadoras esenciales de aseo y lavandería. O las y los profesores que vienen luchando contra el veto de Piñera por mejores condiciones laborales y por una educación pública, gratuita y de calidad. Y a esto sumamos mineros, comunidades como Lickanantay, la juventud por el medio ambiente, familiares de las y los presos.


Esta unidad y fuerza es la que debemos fortalecer para conquistar nuestras demandas. Vivimos en una de las ciudades más ricas del país, con enormes recursos que podrían permitir satisfacer nuestras necesidades básicas, de salarios y pensiones, trabajo estable, salud, educación, vivienda, agua para las comunidades y por su derecho a autodeterminarse, poner fin a las zonas de sacrificio como Tocopilla. Recursos que si estuvieran en nuestras manos, servirían para estas necesidades, y no para que se vayan al extranjero de la mano de grandes multinacionales.


Por eso hoy a 2 años nuestras demandas siguen vigentes. Más que nunca es necesaria esa unidad y articulación para conseguirlas. Para ello, hemos puesto nuestras candidaturas a disposición de fortalecer estas luchas y para pelear por nuestras demandas. No tenemos ningún compromiso con los viejos partidos de la derecha, la Concertación, y aquellos que pactan con ellos; y de llegar al Congreso cobraremos lo mismo que un trabajador donando el resto para las luchas y organización de los trabajadores y el pueblo, contra los sueldos millonarios de los políticos tradicionales. Para fortalecer tu lucha y nuestras demandas, decimos: un trabajador al congreso.

Lester Calderón

Dirigente Sindical

Candidato a Diputado Distrito 3