Combate a la delincuencia: Senador Araya propone reforma integral al sistema de justicia penal

Legislador plantea además la necesidad de una policía especializada y sanciones alternativas para delitos menores.

Durante el último fin de semana, Calama se transformó en el epicentro de diversos ilícitos, la investigación de un homicidio y 3 balaceras que dejaron al menos 8 personas heridas fue el preocupante saldo. Sin embargo, la capital de la provincia de El Loa no es la única que ha sido blanco de estos episodios en la región. Frente a esto, el senador Araya ha propuesto una serie de medidas para combatir la delincuencia.

“Una de las principales medidas tiene que ver con una reforma integral al sistema de justicia penal hoy día hay que rediseñar a la fiscalía y al ministerio público respecto de cuáles son sus atribuciones, cómo se lleva adelante la persecución penal, cómo se fija una política de persecución penal y esto en paralelo con una modificación integral a carabineros”.

Respecto a la institución encargada del orden y seguridad, el parlamentario antofagastino enfatizó que “se necesita una policía especializada, no podemos seguir con un modelo que tiene a la PDI investigando delitos, por una parte, y a carabineros por otra, se requiere una policía especializada en investigación delictual”.

Publicidad

Nuevo código penal

“Es necesario también la idea de dictar un nuevo código penal, lo que ha ocurrido con el tiempo es que se han ido dictando leyes que suben penas a delitos aisladamente, y se ha producido una desproporción, hay delitos que no siendo de una mayor gravedad jurídica tienen penas mucho más altas, entonces hay una discordancia, respecto del tipo de pena aplicable”, señaló el senador.  

“Lo otro tiene que ver con penas a aplicar, porque hay que preguntarse si todos los delitos tienen que tener asociados una pena de cárcel, hay delitos menores por ejemplo, estafas de bajo monto, hurtos de bajo monto, ahí debería existir un sistema de penas alternativas que sea efectivo, por ejemplo, trabajo comunitario como se hace en otros países del mundo, terminan en las cárceles delitos que son de menor entidad versus los más graves que son donde uno se debiera concentrar, tales como homicidios narcotráfico, abuso sexual, entre otros.