¿Glorias del Ejército? El oscuro fraude de la Ley Reservada del Cobre en las Fuerzas Armadas

El 2015 se destapó el fraude conocido como "Milicogate", en donde se reveló que altos mandos del Ejército de Chile desviaban los fondos de la Ley Reservada del Cobre para financiar apuestas en un conocido casino, juegos de azar ilegales, carreras de caballo, viajes al extranjero y prostitutas. 

2BF

Origen de la Ley

Los dineros que recibían las Fuerzas Armadas por parte del Estado fueron instaurados en 1958 por el gobierno de Carlos Ibañez del Campo, quien les otorgó el 15% de los impuestos mineros, durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, dicha ley sufrió una reforma y pasó de un 15 a un 10% de las ventas totales del cobre de Codelco.

Publicidad

¿La trampa? Ni el Congreso ni la Contraloría General pueden revisar las facturas ni gastos realizados por las Fuerzas Armadas. Es decir, los militares disponían del dinero a plena libertad.

Detección del Fraude y la cobardía del Ejército

Todo comenzó el 2014, mientras el coronel Samuel Poblete, Tesorero del Ejército, detectó irregularidades en la firma de algunos cheques y pagos.

Al exigir explicaciones, el coronel Clovis Montero, de forma cobarde se desliga del hecho e inculpa al cabo Juan Carlos Cruz, desde ahí, toda la cúpula militar se vino abajo.

Básicamente, el fraude era por las boletas y facturas falsas de compras de equipamiento militar inexistente, además, se pagó por servicios no prestados.

Por si fuera poco, en vez de reconocer los hechos y aceptar el castigo por los ilícitos cometidos, se detectó que desde los servidores del Comando de Ayuda de la Fuerzas  se habían borrado antecedentes y datos.

Algunos fondos desviados era utilizados para juegos de azar, carreras de caballo, viajes al extranjero, prostitutas y un estilo de vida millonario. Asimismo, se denunció una compra de uniformes militares con una licitación de sobreprecio y sin el pago de impuestos correspondientes.

Estilo de vida militar

El 2016 se dieron a conocer algunos casos dignos de recordar, en donde destaca el ex Comandante en Jefe, General (R) Juan Miguel Fuente Alba, quienes poseía más de $1000 millones en bienes sin justificación.

Fuente Alba también estuvo involucrado en traspaso de vehículos de lujo y sociedades entre familias militares.

Entre el 2000 y el 2015, las Fuerzas Armadas recibieron más de 14.300 millones de dólares por parte del Estado y se calcula que el fraude alcanzaría los 3.5 millones de dólares.