Buscan crear el área marina protegida más grande del planeta en la Antártica

Greenpeace lanza una campaña por la protección de la Antártida. Greenpeace busca lograr la creación del área protegida más grande del mundo: un Santuario Antártico que abarca 1,8 millones de kilómetros cuadrados de océano para proteger a ballenas, pingüinos y otras especies.

Greenpeace lanza una campaña por la protección de la Antártida. Greenpeace busca lograr la creación del área protegida más grande del mundo: un Santuario Antártico que abarca 1,8 millones de kilómetros cuadrados de océano para proteger a ballenas, pingüinos y otras especies.

Luego de que las naciones antárticas no lograran acordar la protección marina en la Antártida Oriental, Greenpeace ha hecho un llamado urgente a los gobiernos para que muestren “una mayor visión y ambición” el año próximo y creen un Santuario del Océano Antártico. El santuario sería cinco veces más grande que Alemania y estaría ubicado en el Mar de Weddell, al lado de la península Antártica.

“En los próximos doce meses tenemos la oportunidad de hacer historia y crear un Santuario del Océano Antártico”, dijo Estefanía González, coordinadora de la campaña de Océanos de Greenpeace Andino. “Los santuarios marinos no solo protegen a ballenas y pingüinos, sino que aseguran océanos saludables que absorben dióxido de carbono y nos ayudan a combatir de manera eficaz el cambio climático”.

Publicidad

La propuesta, presentada por la Unión Europea y respaldada por el gobierno alemán, será considerada en octubre de 2018 por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR), de la que forman parte países sudamericanos como Argentina, Chile y Brasil.

“Desde las grandes ballenas azules hasta las vastas colonias de pingüinos, la fauna antártica ya está bajo una fuerte presión por el cambio climático y los barcos pesqueros que aspiran krill, del que depende la vida antártica. La industria pesquera no puede expandir sus operaciones y robar comida de pingüinos y ballenas. Ahora tenemos una oportunidad única para asegurarnos de que eso no suceda”, dijo González.

Por su parte, Alex Rogers, profesor de Biología de la Conservación de la Universidad de Oxford en Inglaterra, dijo: “Si queremos evitar los peores efectos del cambio climático y cuidar nuestra biodiversidad, tenemos que proteger más del 30% de nuestros océanos. La Antártida es un lugar fantástico para comenzar: amenazas como el cambio climático, la contaminación por plásticos y la pesca están aumentando. El margen de tiempo para que los gobiernos trabajen juntos protegiendo los océanos es muy corto, por lo que el momento de actuar es ahora”.