La Moneda no se opuso a la idea, mientras dentro de los próximos días enviarán las indicaciones sustitutivas a la iniciativa presentada en 2013 y que quedó pendiente en el gobierno de Michelle Bachelet.

En los próximos días el Gobierno presentará las indicaciones sustitutivas al proyecto de Ley de Migraciones que se discute en el Congreso, proceso que podría desarrollarse en Antofagasta, según publicó nuestro medio asociado Radio Bio Bio.

Lo anterior, porque los senadores independientes Alejandro Guillier y Carlos Bianchi solicitaron al ministro del Interior, Andrés Chadwick,que la idea sea evaluada para descentralizar el debate, lo cual fue respaldado por La Moneda.

Publicidad

El secretario de Estado dijo que también buscarán incorporar la percepción de las regiones en la discusión del proyecto de ley migratorio.

Los parlamentarios también solicitaron que se agilice la discusión de dicho proyecto, el cual tiene desde esta semana urgencia simple.

Recordemos que esta iniciativa fue presentada por la primera administración de Sebastián Piñera en 2013, y desestimada por el gobierno de Michelle Bachelet.

Así lo señaló el senador y excandidato presidencial Alejandro Guillier, el que también pidió que el proyecto tenga un enfoque de derechos para los extranjeros.

La Moneda trabaja por estos días en la elaboración de nuevas indicaciones sustitutivas a la iniciativa, que serían presentadas durante la próxima semana. Cambios y sustituciones que para la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, es injusto porque pospone el debate de la iniciativa.

Pero además, otra reunión se registró en el Palacio de La Moneda para abordar el tema migratorio. Se trató de una cita entre el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, y el exdirector del Departamento de Extranjería en el período de Michelle Bachelet, Rodrigo Sandoval.

Al respecto, este último aseguró que las modificaciones que prepara el Gobierno van en la dirección correcta, aunque prefirió no detallarlos. Lamentó, eso sí, que la administración de Bachelet no haya priorizado esa discusión.

Entre las indicaciones se cuentan aumentar el número de visas consulares, entre ellas la laboral, que se entregaría con plazo fijo; también la deportación inmediata a aquel extranjero que cometa algún delito, la creación del Servicio Nacional de Migraciones.

Uno de los puntos más polémicos, en tanto, es una regularización extraordinaria de aquellos que están en condición irregular, una especie de “perdonazo” a aquellos que ya se les venció su permiso para estar en Chile.