Las historias de horror y muerte que escribió el golpe de estado en la región

El brutal paso de la Caravana de la Muerte, torturas y asesinatos en Chacabuco, así como decenas de víctimas en toda la región, son parte del momento más oscuro de la historia de nuestro país. Te invitamos a viajar en el tiempo y conocer las claves del día más vergonzoso de la historia de las comunas de la región de Antofagasta, donde muchas de sus víctimas hoy no están presentes para contarlo.

Chacabuco se convirtió en uno de los principales centros de detención y tortura.

Es temprano en la segunda región. En la capital y financiados por Estados Unidos, los conspiradores preparan su estocada final contra la democracia. Se produce el golpe de estado en La Moneda, el Presidente Salvador Allende prefiere morir a entregar el mando a los militares y luego comienza la represión brutal a lo largo del país. Antofagasta no es la excepción y los partidarios del gobierno constitucional, comienzan a sufrir la represión a manos de las Fuerzas Armadas.

Tal como aconteció en la mayor parte del país, en el norte no existió mayor resistencia a las nuevas autoridades, existiendo personas que incluso se presentaron de forma voluntaria al llamado público de los militares, algo discutible por muchos, pero no por ellos deja de ser curioso.

La detención era seguida de un proceso de incomunicación con la comisaria que duraba 3 o 5 días, para que luego los presos políticos fueran destinados a la cárcel y puestos a disposición de los tribunales militares. Serían ellos quienes decidirían el paradero y los procedimientos a seguir con los detenidos, en donde la mayoría fueron muertos o desaparecidos sin juicio previo.

Publicidad

Se decreta estado de sitio y toque de queda, dando inicio a días terroríficos para el país. Tocopilla se convirtió en una de las ciudades  más azotadas en el norte por el golpe. No había escapatoria, producto que todas las entradas estaban cerradas. En el Puerto Salitrero se  producirían  la mayor cantidad de torturas y matanzas en la segunda región, en proporción a su tamaño. No era casualidad, considerando la mayoritaria cantidad de población obrera, simpatizantes socialistas y comunistas.

Caravana de la muerte

Tras el Golpe de Estado, se llevó a cabo la tristemente célebre Caravana de la muerte. Una medida tomada ordenada por Pinochet, para poder controlar como se llevaban a cabo las detenciones en cada ciudad. En Santiago el general consideraba  que en las regiones no había mano dura en los procedimientos de los uniformados, así que se envío a uan comitiva, liderada por Sergio Arellando Stark, que pasó por el norte de nuestro país el 16 de octubre del 73 dejando una estela de muerte y dolor a su paso,con decenas de víctimas.

La masacre, comenzó en Copiapó y terminó en Tocopilla, caracterizada por las reiteradas ejecuciones. Se creó la ley de “la bajada del buey”, en el sector de Roca Roja, donde se fusilaron una gran cantidad de prisioneros de la caravana en Antofagasta. Entre ellos el alcalde de Tocopilla de la época, el gobernador provincial, abogados,  obreros y estudiantes. Abundaban los militantes del partido comunista como del partido socialista u opositores al régimen militar.

Detenidos Desaparecidos 

Uno de los memoriales que recuerda a las víctimas de la dictadura en Antofagasta.

El sitio web  www.memoriaviva.cl, es una de las pocas web actuales que manejan información de ejecutados, exiliados, torturados y detenidos desaparecidos en Chile, entrega algunas luces sobre la oscura historia del genocidio en Antofagasta. Estas son algunas de las víctimas.

Elisa Escobar: Antofagastina, detenida en Santiago en el caso conferencia en la cúpula del partido comunista.

Jose Guggiana: Tío del reconocido periodista antofagastino, ejecutado en cerro el ancla.

Claudio Tognola: doctor que oficiaba en la ciudad Tocopilla, desaparecido en la mina, producto de la detonación efectuada por los militares

Juan C Andronico y Jorge Andronico: Hermanos estudiantes universitarios, ejecutados en Tocopilla.

Ariel Santibañez: Desaparecido y ejecutado en Antofagasta.

Gastón Cortes: Ejecutado y posteriormente arrojado al mar por los militares.

Vitalio Mutarello: Trabajador de Pedro de Valdivia, socialista.

Luis Segovia, Carlos Garay y Luis Gomez, Rene Vallejos, Manuel Cornejo: Tocopillanos ejecutados.

Bárbara Uribe: Ejecutada en Santiago.

El caso de Freddy Navarro

Freddy Navarro, joven tocopillano miembro del “Grupo de Amigos Personales de Salvador Allende” (GAP), jamás pensó el destino que él y su amigo Miguel Manríquez, tendrían en manos de los militares al momento de suceder el golpe de estado, nadie se imaginaba que lo inevitable iba a azotar terriblemente a una nación entera.

Hermano de la actual concejala Doris Navarro, pieza fundamental para ponernos en los zapatos de alguien que vivió en carne viva el flagelo de la dictadura.

Tiempos extraños, en donde todos los miembros pertenecientes al GAP volvieron a sus ciudades, una trampa involuntaria que luego pesaría, es por esto que Navarro y Manríquez volvieron a sus ciudades, siendo capturados el primero en Tocopilla y el segundo en Antofagasta.

Momentos donde Freddy Navarro debió deambular por varios hogares escondido, ya que su casa en Tocopilla había sido allanada por militares, hasta ser capturado una noche de 19 de septiembre de 1973, junto a su amigo, siguiendo caminos diferentes, pero no por eso menos parecidos.

“Recuerdo que salí del colegio y todos me miraban raro, en ese momento y luego al llegar a mi casa me di cuenta de todo, mi mamá estaba con ataque de nervios en carabineros, producto que mi hermano mayor lo habían detenido los militares y se lo habían llevado, en ese momento comenzó el momento de terror en Tocopilla, en el país y para mi familia”, comentó Doris Navarro, hermana de la víctima, a ratos con tono triste, quebrando el silencio con risas nerviosas.

Aplicándole el  4 de octubre la ley de fuga en el cerro la veleidosa, dándole muerte, impunemente bajo una ley que excusaba los asesinatos por parte de los militares, con las supuestas fugas de la persona puestas en prisión, antes torturadas y posteriormente fusiladas.

40 años del golpe

Historias de personas que fueron víctimas del hecho histórico  más triste de nuestro país, que incluso a 40 años, sigue siendo injustificable. Aún hoy, sigue vigente el legado del régimen militar, mientras un mayoritario sector de la sociedad se moviliza contra las nefastas consecuencias de la dictadura, entre ellas una constitución instaurada por la fuerta, privatización de los recursos naturales, leyes restrictivas para las mujeres y la implantación de un modelo económico que privilegia el lucro por encima de los derechos. Medidas que son defendidas por los partidarios de Pinochet hasta el día de hoy.

Entre los familiares de las víctimas en Antofagasta, está claro que todo lo que paso aquel día jamás será olvidado, más aún si todavía hoy, no terminaran de conocerse historias de cómo fue todo en realidad. A 40 años, el principal llamado es a no perder la memoria.