Las medidas con que ATI promete “solucionar” contaminación en Antofagasta

Aspirado de camiones, sellos en una bodega, filtros y mejoras en portones son parte de la receta que la entidad califica como la “solución medioambiental” para la fuga de metales pesados por el acopio de concentrado de cobre.

galpones380

La empresa privada que ostenta la concesión del Puerto de Antofagasta, ATI, salió al paso del proceso sancionatorio iniciado en su contra por la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), tras detectar graves irregularidades en el proceso de acopio de concentrado de cobre, lo que se traduce en fugas de material y contaminación.

Publicidad

La empresa indicó mediante una declaración pública que estos hechos habrían sido “remediados apenas se detectaron las falencias en las fiscalizaciones realizadas”, realizando diferentes obras, que sin embargo, no parecen demostrar el término definitivo de las altas concentraciones de metales pesados que detectaron investigaciones del Colegio Médico y el lapidario informe del Instituto de Salud Pública (ISP), donde se detectó la presencia de al menos 10 puntos altamente contaminados, siendo la zona del edificio del Ministerio de Obras Públicas, precisamente el contiguo al puerto, el que presenta la mayor presencia de material particulado y cancerígeno.

Entre las obras que la empresa asegura haber llevado a cabo para ser parte de la “solución medioambiental”, como asegura en su cuenta de Twitter, se encuentra la mantención de las cintas transportadoras móviles, reforzamiento y sello de revestimiento exterior de la bodega, mejoras en los portones de acceso en sus sistemas de cierre y mantención del sistema de control de material particulado, incorporando filtros adicionales para la mitigación de emisiones.

 

Lo anterior en respuesta a las falencias que encontró la SMA en la empresa, entre las que se cuentan la fuga de material particulado, así como el incumplimiento de la obligación de realizar mediciones de la eficiencia del sistema de filtros que permitan que la comunidad termine respirando el tóxico polvo que acopia el puerto, procedente de la minería.

Una erespuesta que además forma parte de una fuerte ofensiva comunicacional de la empresa con el fin de responder a los cuestionamientos que sufre, al punto que se han realizado diferentes manifestaciones, además del surgimiento del movimiento social #EstePolvoTeMata, que interpuso una denuncia ante la Brigada de Delitos Medioambientales de la Policía de Investigaciones (PDI) en contra de quienes resulten responsables de las graves cifras de contaminación en la capital regional.