Peligra regreso a clases en Jardines y Liceos cercanos al Puerto de Antofagasta

file_20150131193141
Para el 23 de marzo sería el regreso a clases para el Jardín Infantil “Semillita” y otros dos liceos cercanos al Puerto, solicitud enviada por la Corporación Municipal del Desarrollo Social (CMDS), para realizarle exhaustivas limpiezas debido a la presencia de metales pesados y otros contaminantes que fueron encontrados semanas atrás en dichos establecimientos educacionales.

Los trabajos de descontaminación están a cargo de la Seremi de Salud, trabajos que están por concluir su primera etapa que sería el remover el material contaminante, trabajos que comenzaron en enero y está previsto realizarse también en el jardín infantil “Los Pollitos”, el Liceo Técnico, el Liceo Marta Narea, la Plazoleta de acceso al Puerto y las zonas cercanas al Monumento a Arturo Pratt.

Por dicho motivo la CMDS ha solicitado a la Seremi de Educación aplazar el regreso a clases en dichos establecimientos para poder realizar un buen trabajo de limpieza y así los alumnos regresen a sus establecimientos limpios y seguros, debido a la detección de arsénico y otros contaminantes en decenas de niños que asisten al jardín Semillita, tema que ha estado en la palestra nacional en las últimas semanas.

Publicidad

Cerca de 486 millones de pesos es el costo por los trabajos de limpieza en los diversos sectores mencionados anteriormente, pero aun así personal de la municipalidad, CMDS y Seremi de Salud están dispuestos a llevar a cabo estos trabajos para que así más niños y jóvenes no se vean afectados por la contaminación que produce el puerto de Antofagasta.

La vocera de los apoderados del jardín Semillita, Gisela Contreras, asegura tener dudas respecto a la eficiencia de los trabajos de limpieza que se estarían realizando en el establecimiento.

“Estos son métodos bastante domésticos. La supuesta limpieza consiste en pasar un trapo por los lugares, ni siquiera húmero o con algún líquido especial, al menos eso observamos desde afuera”, declaró la vocera de los apoderados al expresar su molestia por estos métodos de trabajo.

Por ahora la alcaldesa Karen Rojo junto a miembros del municipio trabajan en un plan para trasladar el establecimiento a otra ubicación, que sería en calle Borgoño, trabajo que podría verse concretado al finalizar las vacaciones de invierno (julio-agosto) y así ofrecer un lugar más limpio y seguro para los pequeños.

Por otra parte aun se espera que la Seremi de Educación y otras autoridades den el permiso para anunciar el aplazamiento para los más de 3 mil alumnos que estudian en los establecimientos cercanos al Puerto, donde se pretende realizar los trabajos de limpieza de materiales contaminantes.