Algo huele mal en la Intendencia de Antofagasta

Estudiantes, profesores y apoderados cansados de soportar malos olores durante meses, optaron por arrojar centenares de huevos podridos al edificio gubernamental, con el fin de que las autoridades tomen cartas en el asunto.

Captura de pantalla 2016-08-04 a las 3.52.28 p.m.

Olor a huevo podrido, es el que soportan diariamente los alumnos, trabajadores y profesores del Liceo Industrial de Antofagasta, debido a emanaciones de gases tóxicos que han obligado a decenas de suspensiones de clases durante el año.

Una situación que tiene a la comunidad escolar cansada, molesta y muy preocupada debido a la ausencia de soluciones por parte de las autoridades, ya que más allá del anuncio de estudios y fiscalizaciones, en los hechos las emanaciones de gases se mantienen.

Publicidad

Precisamente debido a esta aparente indolencia, es que alumnos, profesores, apoderados y trabajadores realizaron este miércoles una multitudinaria marcha por Antofagasta, que llegó hasta la Intendencia Regional, lugar en donde se arrojaron centenares de huevos podridos al frontis del edificio, como una forma de que las autoridades de gobierno perciban en parte el olor con el que estas personas conviven a diario.

Se trata de una movilización que sacó aplausos en las redes sociales y que evidencia el creciente descontento con el actual sistema político económico imperante en el país, donde privados controlan la mayor parte de la economía dejando al estado en un rol meramente y fiscalizador, que claramente no se cumple en materias como salud, educación, pensiones y medioambiente.

La movilización además parece ser una muestra de una nueva forma de protestar, consistente en hacer que los responsables y las autoridades de turno sufran en carne propia las consecuencias de los vicios del modelo, con el fin de que puedan sensibilizar y  otorgar soluciones más rápidas y efectivas.

¿Estás de acuerdo con este tipo de protestas? Te invitamos a comentar


Video Gentileza Agencia Cafeína