Alberto Mayol: “No tengo ningún temor a ser silenciado por El Mercurio, porque ya estoy silenciado”

Estrechamente vinculado a la ciudad de Antofagasta por su primera obra, editada por la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica del Norte y también sus sucesivas participaciones en la Feria Internacional del Libro Zicosur (Filzic), el sociólogo y precandidato presidencial por el Frente Amplio conversó con El Diario de Antofagasta refiriéndose a la actual situación política y su revolucionaria propuesta para democratizar los medios de comunicación en el país.

Alberto-Mayol-YTHablar de figuras que desde la Academia y la intelectualidad, pero también desde la acción política promueven un cambio de paradigma en el país, es hablar de Alberto Mayol.

Sociólogo, Académico de la Universidad de Chile y autor de obras como No Al Lucro, El Derrumbe del Modelo y Economía Política del Fracaso: La falsa modernización del Modelo Neoliberal, entre otras, es una voz autorizada y reconocida para analizar la contingencia política, pero también para ser protagonista de ella, luego de aceptar la invitación del colectivo Nueva Democracia (liderado entre otros por Cristian Cuevas) para ser precandidato presidencial del Frente Amplio, la nueva coalición política que amenaza con poner fin al bipartidismo que ha predominado en el país durante las últimas décadas.

Sus columnas aparecen en diferentes medios de comunicación, además de participar como panelista en varios programas de radio y televisión. Sin embargo, una arista poco conocida en la trayectoria de Alberto Mayol es su cercana vinculación con Antofagasta. Durante el año 2008 presenta su primer libro, “Métodos de investigación social: una aproximación desde las estrategias cuantitativas y cualitativas”, el cual es editado por la Universidad Católica del Norte y escrito en conjunto con la académica de esa casa de estudios, Paulina Salinas Meruane, además de Carlos Calderón Carvajal y Andrés Music Cáceres.

Publicidad

Asimismo, es un asiduo invitado y protagonista de la Feria Internacional del Libro Zicosur (Filzic), una de las actividades culturales más importantes de la región de Antofagasta. Es por ello que con la mirada puesta en sus propuestas para el país y también para la región, conversa con El Diario de Antofagasta, analiza la actual coyuntura política en el país y también se refiere a su propuesta de democratizar los medios de comunicación en Chile, considerando que actualmente pertenecen en su mayoría a grandes grupos económicos.

¿Cuál es la importancia que otorga Alberto Mayol a un evento cultural regional como la Filzic?

Como candidato participo en toda instancia política de contenido cultural porque es un compromiso político y no solo de gustos personales. Lo cultural está conectado con lo cívico y político y por lo mismo me parece muy importante participar en la Filzic, donde estuve en un contacto permanente con el público lector, con artistas, Escritores. Estos lazos nos han servido en experiencia en la candidatura y a la ciudadanía.

Vivimos un proceso en el cual se cuestiona al Partido Socialista y sus inversiones, respecto a las cuales se han referido -entre otros- el ex presidente Sebastián Piñera. ¿Qué impresión te deja el que estas críticas a los conflictos de interés entre dinero y política provengan de un candidato que se encuentra imputado por posible uso de información privilegiada?

El Partido socialista en sí mismo merece un análisis y una clara manifestación de significado Histórico. No es algo irrelevante ni una anécdota, es un hecho que el Partido Socialista pasó de su tradición, de la vereda de trabajadores a la de Empresarios. Pasó a tal nivel que no solo sus militantes más prominentes hayan permitido la compra de Bancos o que hoy sean asesores lobistas de empresas, ya se pasó a un nivel en que el Partido Socialista opera como una Empresa cuyo único fundamento es la rentabilidad, entonces eso es lo históricamente nuevo. Pablo Iglesias en España decía sistemáticamente que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) tenía cada vez más sillas en los directorios y menos presencia en los sindicatos. Acá en Chile el Partido Socialista se transformó en una Empresa.

Respecto a Sebastián Piñera, todos lo sabemos, Piñera no conoce límites morales, no los comprende, es una persona que puede denunciar al escándalo de las farmacias siendo socio de una cadena farmacéutica, entonces él da la vuelta completa al reloj, está a la misma distancia de la cárcel que de la moneda. Él no tiene ética para decirlo, esto es una vergüenza.

No obstante su figura en muchos casos parece correr con ventaja en los medios de comunicación. Al respecto tu candidatura ha presentado una propuesta para democratizar los medios de comunicación en nuestro país, ¿podrías comentarnos los principales alcances?

Hay un tema de pluralismo y hay un tema de mejorar la calidad de la información. El pluralismo no es sólo es que las diferentes posturas políticas y las diferentes visiones del mundo tengan la posibilidad de comunicar, sino que también es el hecho de que el pluralismo está asociado a los contenidos mismos. Buscamos que todas las noticias, sin importar los intereses en juego, posean calidad periodística.

Por ejemplo, las huelgas aparecen poco en los medios, hay huelgas que llevan meses sin aparecer en los medios y finalmente uno se termina enterando en la calle. Eso no es normal. Entonces lo que decimos es que evidentemente la propiedad de los medios de comunicación es un tema importante. Un canal de televisión vale aproximadamente 100 millones de dólares y produce utilidades muy bajas, de uno o dos millones de dólares cuando les va bien. Muchas veces tienen pérdidas. ¿Por qué un empresario chileno, que siempre anda buscando utilidades de un 20% o 25% habría de comprar un canal? Bueno la razón es simple, es un poder enorme. Permite evitar que ciertas personas aparezcan, permite tener una relación con el mundo político muy preferente. Por ello decimos, los grandes empresarios, los que tengan empresas reguladas, los que estén vinculados a temas sensibles como el sistema financiero o los bancos, no pueden tener medios de comunicación.

Entre los puntos de la propuesta aparece la nacionalización de El Mercurio.

En la práctica El Mercurio está nacionalizado. Lo que pasa es que no se hizo el traspaso real. Lo que pasa ahí es que el año 1988 se cursó un salvataje vergonzoso, tan vergonzoso que lo hicieron el mismo octubre de 1988 para taparlo con el plebiscito. Fue un salvataje donde se triangularon platas entre el Banco del Estado y El Mercurio para resolver la situación de quiebra y mantener la propiedad de Agustín Edwards. Se salvó entonces también a La Tercera, pero fue una situación diferente a El Mercurio, más bien quedó debiendo plata. La Tercera debe pagar lo que debe, pero en el caso de El Mercurio el Estado ya canceló todo su valor y el estándar a nivel mundial indica que cuando una empresa es rescatada por completo, sencillamente pasa a ser parte del Estado porque el Estado acaba de comprarla en la práctica.

El Mercurio es reconocido por su línea editorial como un diario de derecha. Establecer que fue adquirido por el Estado y convertirlo en un medio estatal ¿permitiría que desarrolle una línea editorial más pluralista?

Por supuesto, lo que corresponde a un medio de carácter público es tener una capacidad para desarrollar una línea editorial con un directorio pluralista no en el sentido de cuoteo, sino que en el sentido social y político, para que todos los puntos de vista puedan estar representados. De no poder hacerse la validación de la compra de El Mercurio, el objetivo entonces es fundar un periódico nacional y sería fantástico que se traspasara a TVN creando de este modo un gran medio multimedial de carácter estatal, con independencia.

A nivel regional la totalidad de los diarios en papel están en manos de El Mercurio, ¿se extiende esta propuesta a regiones?

Sería formidable incluir toda la red perteneciente a El Mercurio en esta propuesta para contribuir a democratizar a todos los medios de comunicación en Chile. Efectivamente toda esa red que incluye a los medios de El Mercurio en Antofagasta fue procurada desde el salvataje realizado por el Estado, estamos hablando de un salvataje que en esa época era una cantidad de dinero enorme, que efectivamente es el valor que hoy día, proporcionalmente, podría valer El Mercurio, por lo que esa red también puede ser nacionalizada.

Alberto, ¿crees que pueda existir represalia por parte de El Mercurio u otros medios que puedan sentir afectados sus intereses por esta propuesta? Por ejemplo, ser criticado en las editoriales o silenciado y retirado de la pauta.

La verdad que no tengo ningún temor a ser silenciado por el Mercurio, porque ya estoy silenciado. He hablado con ellos, y sencillamente ellos dicen que hay un conjunto de parámetros y que yo no cumplo los parámetros. Hoy en Chile somos cinco candidatos y eso es parámetro suficiente para tener cobertura, pero para ellos ese hecho objetivo no es un parámetro. Un parámetro para ellos son las encuestas hechas a boca del metro de Santiago y solo en el metro de Santiago, o una encuesta dirigida por alguien que trabajó con Piñera, en La Moneda.

¿Cuándo de regreso por Antofagasta? 

He estado presente en la región de Antofagasta dos semanas seguidas y tengo programado antes de las primarias una visita, porque quiero trabajar harto en propuestas para la región, además voy a Calama a fines de Mayo.