La Onemi actualizó la alerta temprana preventiva por lluvias, tormentas eléctricas y aluviones que se mantiene vigente en la zona cordillerana de la región de Antofagasta.

De acuerdo con la información proporcionada por la Dirección Meteorológica de Chile, mediante actualización de Aviso Meteorológico CNA A1-4/2018, de fecha miércoles 10 de enero, se prevé la ocurrencia de probables Tormentas Eléctricas y Precipitaciones normales, que afectarán a la cordillera de la Región de Antofagasta, se mantienen entre el miércoles 10 de enero de 2018 y el viernes 12 de enero del 2018.

Asimismo los antecedentes proporcionados por SERNAGEOMIN, considera que la posibilidad de ocurrencia de aluviones (flujos de detritos) y derrumbes (deslizamientos, caídas de rocas) para la región de Antofagasta es Baja a Moderada vigente para valores de precipitaciones pronosticados.

Publicidad

La declaración de dicha alerta, se constituye como un estado de reforzamiento de la vigilancia, mediante el monitoreo preciso y riguroso de las condiciones de riesgo y las respectivas vulnerabilidades asociadas a la amenaza, coordinando y activando al Sistema de Protección Civil con el fin de actuar oportunamente frente a eventuales situaciones de emergencia.

En atención al pronóstico de probables tormentas eléctricas, el Sistema Regional de Protección Civil recomienda a la población suspender juegos u otras actividades al aire libre, como faenas o trabajos con maquinarias, evitar refugiarse bajo árboles, postes o antenas, evitar nadar o ingresar a lagos o ríos, no acercarse a máquinas, cercas, tubos, rejas o mástiles. En cuanto a recomendaciones en el hogar, determinar un lugar seguro para resguardarse, desenchufar y desconectar todos los aparatos eléctricos, evitar cualquier contacto con agua, cerrar cortinas y persianas para evitar daños si hubiese quebradura de vidrios.

En relación a precipitaciones pronosticadas en cordillera y considerando la acumulación de material que puede existir en los sectores cordilleranos según su propia vulnerabilidad, se deberá monitorear, principalmente cursos de agua y quebradas, ya que, se puede generar activación de las mismas, con arrastre de sedimentos hacia sectores poblados y aumento de caudales asociados a desbordes que causen inundaciones y peligro de deslizamientos y flujos de tierra. Además, se debe tener especial resguardo, por acumulación de agua en sectores bajos, posibles aumentos de caudal de los cursos de agua con potencial desborde, por lo que se deberá monitorear estado de ríos y caminos.

Las personas que realicen excursiones y montañismo, tanto en interior como en cordillera, deberán contar con la implementación necesaria, como asimismo la notificación correspondiente en Carabineros y, en el caso de extranjeros, contar con la debida autorización de DIFROL. Además, aquellas personas que ingresen a áreas del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), se deberán registrar en la correspondiente administración de CONAF.

En atención a la Minuta Técnica de probabilidad de remoción en masa, el Sistema Regional de Protección Civil recomienda monitorear permanentemente el caudal de las quebradas, poniendo atención a los aumentos súbitos de escorrentía, los que son indicadores de posibles aluviones y/o inundaciones. Asimismo, poner atención a la disminución abrupta del caudal, lo que podría significar un represamiento del cauce aguas arriba del punto de observación.