La película chilena “Una Mujer Fantástica”, del director Sebastián Lelio y que protagoniza Daniela Vega junto a Francisco Reyes, ganó este domingo el Óscar a la mejor película en habla no inglesa, la primera estatuilla que logra Chile en esta categoría de los premios más importantes del cine.

La cinta chilena se impuso en la categoría de Mejor Película Extranjera a las producciones “The insult”, de Líbano; “On body and soul”, de Hungría; “The Square”, de Suecia; y “Loveless”, de Rusia.

La historia del filme, co-escrito por Lelio y Gonzalo Maza, gira en torno a “Marina” (Daniela Vega), una mujer transexual que debe enfrentar la repentina muerte de su pareja, “Orlando” (Francisco Reyes), un hombre mayor que ella y el cual deja a una familia detrás de él.

Publicidad

En Una mujer fantástica, Marina Vidal es amenazada, apaleada, acusada de perversión. Su pareja, un elegante empresario textil, cincuentón, coqueto y culto, muere súbitamente la noche de su aniversario, después de una romántica noche de celebración y un vale por “dos pasajes para conocer Iguazú”. La familia de él, el hermano huevón, la exmujer pija, el hijo bestial, no terminan de entender qué hacía su ser querido recién fallecido con una persona transexual, que no es ni hombre ni mujer, le llegan a decir. Su luto se convierte en rabia, violencia y miseria hacia Marina Vidal como si ella no sufriera.

Sebastián Lelio (Gloria), que sigue cursando con nota su peculiar máster en mujeres fuertes, acompaña a este personaje fantásticamente interpretado por Daniela Vega invitándonos a recorrer dos mundos igual de fascinantes.