A lo basto de los 126.049 km2 que conforman la región de Antofagasta, podemos encontrar distintos lugares llenos de historia que harán que te enamores de la región, saliendo de los más conocidos, te presentamos 6 sitios imperdibles que tienen su punto de partida en Calama.

La Cascada:

A pocos kilómetros de Calama nos encontramos con La Cascada, popular lugar concurrido principalmente por los loínos en épocas de calor, donde distintas piscinas naturales son el principal atractivo.

Publicidad

Este parque natural en tiempos normales tiene harta afluencia de público especialmente durante los fines de semana y verano, siendo la oportunidad perfecta para disfrutar de áreas verdes, compartir a las orillas de la cascada y cómo no, darse un chapuzón.

Chuquicamata:

Avanzando por este desértico recorrido llegamos al pueblo fantasma Chuquicamata, ex campamento minero ubicado junto a la mina del mismo nombre, que se vio tan contaminado por metales pesados que el año 2007 se decidió su cierre, año en que la última familia partió de la zona.

En sus inicios era un pequeño pueblo lleno de memoria, cuyos habitantes gozaban de una buena vida gracias al valor del cobre obtenido en el lugar, sin embargo, hoy es un espacio cuyo paso está habilitado para trabajadores de la mina y para turistas. No cabe duda que el centro histórico es un panorama imperdible para aquellos que adoran conocer parte de la historia.

Laguna Inca Coya

Considerada un milagro de la naturaleza, este misterioso cráter se encuentra a pocos kilómetros de Calama, específicamente en San Francisco de Chiu Chiu. Un gran óvalo de 13,30 hectáreas de agua salada, rodeada de variada fauna y flora, con una profundidad de 60 metros según científicos, aunque existe el mito de que esta laguna no tiene fondo.

Cuenta la leyenda, que Colque-Coillur era la ñusta (princesa atacameña) más hermosa, y con su dulzura conquistó al inca Atahualpa Yupanqui, quien había llegado a las bellas tierras de Chiu Chiu.

El hombre enamorado le regaló a su amada la más preciada piedra y ésta la guardó como símbolo de su amor, acuñando en su vientre a un niño poco tiempo después. Atahualpa no sintiéndose preparado para ser padre evitó a la ñusta y la traicionó, quien al verse desolada decidió sumergirse con la criatura que esperaba en las aguas de la laguna y nunca más volvió a salir.

Fue buscada por nadadores experimentados, pero nadie logró encontrarla, y se excusaron con que la laguna no tenía fondo. Desde ese momento se denominó el nombre de “Inca Coya”, que significa esposa del Inca.

Hoy, es un lugar bello y misteriosos que invita a disfrutar a sus orillas, un buen panorama para ir a tomar té y maravillarse con el paisaje y su historia, mientras que los más valientes, se aventuran a nadar.

Pucará o Pukara de Lasana:

Si avanzamos 10 kilómetros al noreste de San Francisco de Chiu Chiu nos topamos con un sitio histórico que tiene lugar en Lasana, un pequeño pueblo atacameño de la Provincia de El Loa.

Los pucarás o Pukara, son construcciones realizadas de forma principalmente amurallada para proteger a las aldeas. Éste era un pueblo-fortaleza de 250 metros de largo edificado el siglo XII, del que hoy quedan sólo vestigios. Siendo considerado Monumento Nacional, por su arquitectura e importancia cultural.

Este fuerte, es un conjunto de piedras sin labrar que forman 110 estructuras que constituían habitaciones para vivir o reunirse. Un atractivo que nos lleva a conocer cómo vivían y trabajaban los lugareños, adentrándonos en los espacios arquitectónicos y en la antropología del lugar.

Ayquina

Fiesta Ayquina bailes bronces y fe

No muy lejos encontramos el pueblo de Ayquina, poblado altiplánico emplazado a 3000 metros sobre el nivel del mar, en una quebrada donde desemboca el Río Salado, afluente del Río Loa.

En 1974 fue declarado Zona Típica junto a sus cultivos aledaños y es una parada fija para cientos de creyentes el 8 de septiembre, día en que se conmemora a la Virgen de Ayquina.

Este pueblo de origen Likanantay o atacameño, en la actualidad reside con alrededor 50 personas, número que se multiplica al llegar la fiesta religiosa, mientras que el resto del año la mayor parte de las casas se encuentran con candados.

Una de las tantas leyendas que le dan origen a la virgen de este lugar, narra que un pequeño niño pastoreaba sus corderos un 12 de diciembre de 1646 cuando apareció una mujer de baja estatura en su camino con la que entabló una amistad. Pero cuando los adultos llegaron al lugar, sólo encontraron una diminuta imagen de la virgen y éstos, creyentes, decidieron ubicarla en un lugar especial. La celebración original es el día 12, sin embargo, se modificó para el día 8 de septiembre que es el día en que se inauguró su iglesia.

San Pedro de Atacama

Continuando nuestro camino de vuelta a Calama avanzamos hacia el sureste y llegamos a San Pedro, un reconocido y turístico pueblo con calles de tierra que reúne a miles de viajeros en todas sus estaciones del año.

Un lugar lleno de misticismo y panoramas para todos los gustos; puedes recorrer el pueblo y visitar su gastronomía, ferias artesanales y locales para beber algo. O si buscas algo más movido también puedes recorrer distintos puntos en bicicleta, ya que a lo largo de sus calles encontraras varias tiendas para arrendar este tipo de servicios y cómo no, participar de algunos de los tours.

Dentro de los lugares que no te puedes perder son: Valle de Catarpe, Los Geyser del Tatio, Termas de Puritama, Valle de la Luna, Salar de Tara, Laguna Miscanti, Cordillera de Sal, Valle del Arcoíris, Lagunas escondidas de Baltinache y si buscas algo más contemplativo no dudes en un tour astronómico, para observar lo basto del universo gracias a la ubicación privilegiada de este espacio ubicado en pleno desierto.

Y de esta manera es como finalizamos el recorrido por estos lugares únicos de la región y que sin duda tienen un encanto e historia no conocido por muchos.

Y tú, ¿Conoces alguno de estos lugares?