Antofagasta: Líderes de distintas religiones se unieron para realizar un llamado a quedarse en casa esta Semana Santa

La reunión telemática contó con más de 100 participantes, considerando a representantes religiosos de distintas iglesias, autoridades, funcionarios del hospital y miembros de distintas religiones para unirse en oración y enviar un mensaje a la comunidad.

Distintos representantes espirituales de iglesias presentes en la región, se reunieron virtualmente para realizar un llamado a la comunidad para quedarse en casa durante esta Semana Santa. Uniéndose además en oración por la sociedad y los efectos que ha traído la pandemia.

En la reunión telemática, se unieron líderes de distintas religiones para pedir por la paz, la reactivación económica, la salud de los enfermos y sus familias, la protección sanitaria de la comunidad, el personal médico, por los migrantes y por las autoridades. Además de recordar la importancia del autocuidado y de no salir a exponerse.

Asimismo, mediante un video, se expresaron representantes de distintos sectores, como David Reyes, Presidente de Estaca La Portada de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días; el Pastor Jimmy Alarcón, Presidente de la Fraternidad de Pastores de El Loa, el Monseñor Ignacio Ducasse, así como también el vicepresidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día para el norte de Chile, el Presidente de la Asociación de Pastores de Antofagasta y el director regional de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR), representantes de la Comunidad Judía de Chile, Iglesia Anglicana y el Centro Islámico de Chile.

Publicidad

En la instancia también se contó con la presencia del Intendente Regional, Seremis, Gobernadores Provinciales, funcionarios del hospital y miembros de diferentes religiones, superando el centenar de participantes.

Cabe recordar que en las nuevas medidas y restricciones entregadas por el Minsal, los cultos religiosos de Antofagasta podrán seguir funcionando pese a encontrarse en Fase 1 de Cuarentena, permitiendo un aforo máximo de cinco personas que puedan asistir al ministro de culto.