Seremi de Salud respalda a empresa sanitaria y niega arsénico en el agua

Según las autoridades, en la actualidad el agua de Antofagasta cumple la normativa. No obstante, existen quienes critican y sospechan por su mal sabor y problemas en las plantas de tratamiento.

Pasme Selene llamó a evitar “descalificaciones” contra las instituciones y las personas asegurando que los índices de arsénico en el agua estan bajo la norma. Preocupación entre la ciudadanía se sustenta debido a que la región presenta los más altos índices de cáncer asociado a la contaminación por arsénico en todo el país.

Una cerrada defensa a la empresa Aguas Antofagasta descartando la presencia de arsénico en el agua como denuncian agrupaciones ciudadanas y el informe científico del químico de la Universidad de Antofagasta, Domingo Román , realizó este martes la Seremi de Salud (s) Pasme Selene, autoridad responsable de fiscalizar la calidad del agua que suministra la compañía perteneciente al Grupo Luksic a los habitantes de la región.

Mediante conferencia de prensa, la autoridad gubernamental  llamó a la comunidad para “que no descalifique a las instituciones o a las personas, si queremos hacer notar algún requerimiento se realice con el debido respeto“, esto en alusión a las denuncias en contra de la empresa y el revelador estudio realizado por el químico químico de la Universidad de Antofagasta, Domingo Román, quien aseguró que el nivel de arsénico en el agua potable de la región ha superado la norma en los últimos años.

La autoridad sanitaria manifestó que “los análisis de arsénico en el agua se realizan cada semana, dependiendo la eventualidad” y que “se encuentran con normas establecidas“.

Publicidad

De hecho, el portal electrónico SoyAntofagasta informó que un nuevo estudio realizado por el Laboratorio de Servicios Analíticos (LSA), arrojó como resultado que los niveles de arsénico en el agua estarían por debajo de la norma chilena de 0,05 partes por millón. No obstante, la norma chilena permite concentraciones cinco veces más alta de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 0,01 partes por millón.

Cáncer por agua contaminada

La inquietud entre organizaciones sociales y parlamentarios de la capital regional, se sustenta en que la ciudad de Antofagasta presenta índices de mortalidad por cáncer a la vejiga que superan con creces a los presentados en el resto del país, producto de que los pacientes bebieron durante la década del 50 y 60 agua contaminada con arsénico.

En el año 2009, más de dos décadas después que los niveles de arsénico fueron reducidos, la población masculina registraba 16 casos de cáncer a la vejiga por cada 100.000 hombres en Antofagasta. Cifra mucho mayor que la de seis por cada 100.000 que se registraba en el resto de Chile. Lo mismo ocurría con las mujeres: 13,5 casos cada 100.000 en Antofagasta y 2,5 cada 100.000 en el resto del país, según un estudio estudio realizado por el doctor Fernando Coz, profesor de urología de la Universidad de Los Andes, que fue publicado en la revista médica Journal of urology.

Contaminación por arsénico

El arsénico es un elemento semimetálico de las rocas, el suelo, el agua y el aire. También lo liberan al ambiente las actividades industriales y puede estar en las pinturas, las tinturas y los fertilizantes. Está asociado con varios cánceres, como los de vejiga, hígado y pulmón.

En Antofagasta, a finales de la década de 1950 y los años 60, las concentraciones de arsénico llegaron a los 800-900 mcg/L, mucho más que los 10 mcg/L que recomiendan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

El problema se detectó a finales de la década de los 60, lo que hizo que en el año 1970 se instalaran las primeras plantas de tratamiento de agua. Los niveles de arsénico bajaron significativamente, aunque recién a contar de 1990 habrían alcanzado los valores de la OMS, al menos según las versiones oficiales entregadas por los sucesivos gobiernos.