Liceo Politécnico de Antofagasta se suma a las tomas

Los estudiantes chilenos llevan años esperando que el estado interceda para generar cambios sustanciales en uno de los sistemas educativo más desiguales del mundo.

Al igual que en el Liceo la Portada, Marta Narea, Mario Bahamonde e Instituto Superior de Comercio, la decisión se adoptó de manera democrática y participativa. Se espera que otros dos liceos se sumen a las movilizaciones.

A contar de este viernes el Liceo Politécnico de Antofagasta A 33 se convirtió en el quinto establecimiento de la capital regional que se encuentra en toma, luego que los estudiantes optaran por sumarse a las movilizaciones que realizan a nivel nacional los secundarios por una educación pública de calidad, sin segregación y sin lucro.

De esta manera, el establecimiento se suma a los otro cuatro liceos que se encuentran en toma en Antofagasta, el Liceo la Portada, Liceo Marta Narea , Instituto Superior de Comercio (ISCA) y Mario Bahamonde Silva.

Cabe destacar que todas estas tomas se adoptaron de manera democrática y participativa por parte de los alumnos, que realizaron asambleas y plebiscitos para adoptar los pasos a seguir, resultando la opción de movilizarse la más popular, revelando la fuerza que sigue adquiriendo el denominado “segundo round” entre los estudiantes chilenos y el gobierno, que además se expresó en forma masiva en las calles el pasado martes, cuando estudiantes secundarios, universitarios y profesores, protagonizaron la marcha más masiva en lo que va del año en Antofagasta.

Publicidad

El número de liceos en toma podría aumentar a siete, ya que tanto el Liceo Industrial como el Liceo Técnico ya votaron a favor de realizar la toma, pero no la han hecho efectiva hasta el momento.

En tanto, mientras desde el gobierno regional se sigue criticando con fuerza a los estudiantes e incluso la Seremi de Gobierno, Paulina Nuñez, se mostró partidaria de desalojos por la fuerza, desde la Coporración Municipal de Desarrollo Social (CMDS) -única institución que puede autorizar desalojos de liceos municipales- optaron por no seguir el camino de sus pares oficialistas de Santiago y optar por el diálogo en lugar de la violencia contra los alumnos, pese a no estar de acuerdo con las tomas.

No obstante, el “paro”  en el pago de las subvenciones por parte del Ministerio de Educación, es una medida de presión que pudiera hacer cambiar de opinión en algún momento a la administración municipal, en caso de extenderse las movilizaciones más allá de las elecciones.