El escándalo por la Encuesta CASEN que casi hace llorar a Lavín

Las cifras de pobreza presentadas por La Moneda no cuentan con credibilidad para importante parte de los chilenos.

Según experto, los resultados de la encuesta indican que no hubo una baja estadísticamente significativa en la pobreza, si embargo el gobierno realizó una mal interpretación de los datos para hacer creer lo contrario, agregando una pregunta para disminuir la cifra del 15% original al 14,4% que celebró La Moneda.

Un terremoto político se está viviendo en la cartera del ministro Lavín, luego de la investigación de CIPER y las declaraciones de Andrés Hernando, Director de Estudios del Ministerio de Planificación, quien asegura que los resultados de la encuesta fueron malinterpretados por el gobierno para hacer creer que la pobreza bajó sin tener evidencia estadística para afirmarlo.

Las irregularidades investigadas apuntan a 3 hechos que permitieron al gobierno entregar la cuestionada información de una disminución en la pobreza.

La pregunta Y11

La CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas) es la encargada de analizar los datos de la encuesta CASEN, cuya formulación y levantamiento de datos realiza el Mideplan. El día 12 de Julio la CEPAL envía al Gobierno un informe anunciando que el indicador de la pobreza en Chile es de un 15% (similar al 15,1% del año 2009). Este indicador no incluía la pregunta Y11, inicialmente desestimada por el organismo internacional debido a que su inclusión, según ellos, impedía comparar el indicador del año 2009 con el del año 2011.

Publicidad

Ante esta situación, por primera vez en la historia, el gobierno pide a la CEPAL que rectifique su diagnóstico agregando la pregunta Y11, explicando que existen argumentos técnicos que demuestran que la inclusión de dicha pregunta no afectará la comparabilidad de los indicadores. Finalmente el día 20 de julio la CEPAL envía un nuevo informe al Gobierno indicando que la pobreza en Chile es de un 14,4%, incluyendo la pregunta Y11.

Los bonos

Durante el desarrollo de la encuesta el gobierno entregó dos bonos distintos:
Un bono de Asignación Social de $10.000
Un bono para la mujer trabajadora de $24.600 por cada mes trabajado

Estas asignaciones aumentaron artificialmente los ingresos de las personas más vulnerables del país, según el mismo Hernando, la entrega del primer bono implicó una disminución artifical de un 0,2% en la pobreza, mientras que al momento de entregar el segundo bono “la variable se volvió inutilizable porque no era posible descomponer ese valor. Intentamos, a partir de la información que trae la base de la CASEN, identificar los distintos bonos y limpiar. Pero la CEPAL argumentó que eso no se había hecho, que no les parecía. Entonces le mande un e-mail al ministro y le dije que lo único razonable que nos quedaba era eliminar la variable. Y creo que eso era lo que había que hacer. Lo dije tres veces.”

La significancia estadística

Para anunciar que la pobreza bajó en el país, la diferencia entre la medición del 2009 y la del 2011 debe ser lo “suficientemente grande” como para afirmar, con un alto porcentaje de confianza, que la variación se debe a un cambio en la población y no debido al error de estimación en la muestra. Cuando la diferencia es suficientemente grande, se dice que la variación es “significativa” estadísticamente.

El cálculo para afirmar o desmentir que la diferencia entre los indicadores del 2009 y el 2011 es significativa, puede realizarse aplicando teoría de probabilidades y estadística. Bajo este punto de vista, Hernando afirma que él se comunicó con el Ministerio para anunciar que la diferencia no era significativa: “Lo hice la noche del 19 de julio, diciendo que la baja no era significativa y que el bono había que sacarlo”. Esto quiere decir que, con la información recabada por la CASEN 2011, no se puede afirmar desde un punto de vista estadístico que la pobreza en Chile haya bajado realmente.

En la entrevista realizada por CIPER, Hernando no pone en duda la alta complejidad técnica del estudio sino que hace hincapié en que hubo un aprovechamiento político en la mala interpretación de los datos: “Una de las cosas que más lamento es que ésta debe ser, técnicamente, de las mejores encuestas CASEN que se han levantado, con un equipo impresionante encabezado por Carolina Casas-Cordero que es de quienes más saben de encuestas en Chile. Todas las decisiones que se tomaron se hicieron en el convencimiento de contribuir a obtener el mejor instrumento posible para informar y generar política pública de calidad y todo eso se empaña con la discusión política que observamos ahora.”

Gentileza CNN Chile

El casi llanto de Lavín

Luego de la una tensa reunión de urgencia que sostuvo en La Moneda el ministro de Desarrollo Social Joaquín Lavín con el presidente Sebastián Piñera y el vocero Andrés Chadwick, el secretario de estado negó casi llorando las acusaciones sobre manipulación de las cifras de la CASEN.

“Me siento dolido porque se ha hecho una acusación personal que nunca ha calzado con lo que soy. Soy una persona que ha sido respetuoso de los demás de su pensamiento y nunca he utilizado a nadie, me duele esa acusación porque es gratuita” dijo el titular de la cartera de Desarrollo Social, negándose a responder las preguntas de los periodistas respecto a las dudas punto por punto que surgen respecto al tema.