Humedal Aguada La Chimba: Un lugar para admirar y cuidar en Antofagasta

Este espacio, se convirtió en el primer Humedal Urbano y Santuario de la Naturaleza en la comuna, resguardando flora y fauna nativa de la región, además de entregar unas imágenes paisajísticas maravillosas.

Imagen: Fundación Kennedy

El Humedal La Chimba está ubicado en el borde costero del sector norte de la ciudad de Antofagasta, el área posee una superficie aproximada de 2.2 hectáreas, siendo no solo un parche verde en la costa del desierto, si no que también es un ecosistema con mucha biodiversidad de flora y fauna nativa de la región y zona norte del país.

Además, este lugar se convirtió en el primer Humedal Urbano y Santuario Natural de la comuna de Antofagasta, siendo hogar del emblemático caracol de La Chimba (Heleobia chimbaensis), del picaflor del norte (Rhodopis vesper), del lagarto corredor de Atacama y recibe cada verano más de 7 especies de aves migratorias.

Presentando de esta manera única, un ecosistema diferente para el paisaje desértico de la ciudad, donde su vegetación es sustentada por aguas subterráneas de dos vertientes; “El Rubio” y “Chimbanito”. La primera es utilizada como reposadero de aves marinas migratorias y residentes, mientras que la segunda fuente, es un escurrimiento de agua donde la vegetación alberga una alta riqueza de especies endémicas y nativas.

Publicidad

PROYECTO

El proyecto del humedal de la Chimba nace en el año 2018, en cooperación de la secretaría regional del medio Ambiente, Fundación Kennedy, COPEC y la comunidad.

Al respecto, Francisco Gómez, coordinador Nacional de proyectos de Fundación Kennedy, nos cuenta que este proyecto surgió a raíz de la preocupación de los vecinos por la conservación del humedal, “El humedal de La Chimba es bien icónico en la ciudad, que, si bien no es muy conocido por la gente del sector de La Chimba, si tiene un valor importante porque es una escena paisajística bien particular y bien única en el desierto y en la costa de Antofagasta, a partir de esa preocupación y de ese interés por apoyar a esa conservación, nace este proyecto que busca hoy preservar el humedal de La Chimba no solamente por su atractivo paisajístico, sino que también porque es un habitad muy importante para la fauna que es nativa y endémica de Antofagasta“.

Este lugar lleno de hermosas vistas, vegetación y especies únicas de la región, es considerado por Francisco como un “patrimonio natural que tenemos como antofagastinos y como chilenos, entre esas especies particulares está el caracol de La Chimba, que es la especie emblemática de este humedal, que es un pequeño caracol que solo habita en estas aguas costeras que son el habitad típico del humedal (…) y por otra parte, habitan otras especies como el corredor de Atacama que también es una especie endémica de la región de Antofagasta y de Atacama, estos son pocos los lugares donde estas especies pueden habitar de manera natural, porque si bien están en todo el borde costero, aquí está el hábitat natural donde ellos viven“, Agregando que “existe también la presencia de varias especies migratorias que llegan al humedal y lo utilizan en la época y de verano y primavera que es cuando llegan principalmente estas aves, que vienne desde Alaska y norte América“.

Cabe recordar que el espacio tiene varios servicios ecosistémicos que son importantes no solamente para el bienestar humano con un impacto positivo en la atmósfera y en las personas que viven y disfrutan de la zona, sino también, como mencionamos anteriormente, ayuda en la conservación de las varias especies que habitan en el sector, por lo mismo este humedal ha servido como un lugar para educación ambiental, según comentó el coordinador.

“En el humedal de La Chimba hemos desarrollados varios proyectos educativos, donde trabajamos con escuelas públicas, donde los chicos pueden experimentar en el humedal, aprender sobre la fauna nativa, y por lo mismo ha sido un proyecto bien bonito“.

Este gran trabajo de cuidado y conservación se ha desarrollado sobre tres pilares, “el trabajo con la comunidad, la articulación de privados y los públicos, en este caso el Seremi del medio ambiente que nos ha apoyado bastante y por último el apoyo con la base técnica científica de investigación y levantamiento de todo lo que es importante respecto al conservación del humedal“.

No hay duda que lugares como este, hay que cuidarlos y disfrutarlos sanamente, por lo que si desean visitar este sector para conocer más de la flora y fauna nativa, se debe hacer con responsabilidad y cuidado al ecosistema. Pudiendo conseguir además, más información sobre este humedal en la página de Instagram de Fundación Kennedy Antofagasta.