Paula Orellana: “Haremos del CORE un espacio ciudadano para que la comunidad decida”

La periodista, doctora en Antropología y reconocida gestora cultural,  apuesta por avanzar hacia un desarrollo equitativo, integral, de cara a la vida, al medio ambiente y al desarrollo de las artes y cultura local. Paula Orellana, nos cuenta cómo trabajará desde el Consejo Regional de Antofagasta para materializar las transformaciones que la comunidad exige en materias de políticas públicas y distribución del presupuesto regional.

Fueron casi 28.000 votos los que obtuvo en la reciente elección de Gobernador/a Regional. Militante de Revolución Democrática, miembro de la directiva de Corporación GEN y Arena ONG, con un vasto trabajo territorial en su trayectoria, hoy Paula se postula como candidata a Consejera Regional encabezando la lista del Frente Amplio.

“Los buenos resultados de la elección de mayo, han sido un impulso para seguir buscando espacios que nos permitan abrir las puertas a una gestión pública conectada con la realidad territorial. Como agentes de cambio, facilitaremos la participación ciudadana en los procesos gubernamentales, estoy segura que podemos hacerlo”, expresó la candidata.

Publicidad

¿De dónde nace la aspiración de integrar el Consejo Regional?

Soy una antofagastina que quiere ver, de una vez por todas, transformaciones profundas en el país y la región, ver florecer a los territorios equilibradamente, poniendo en valor nuestra diversidad identitaria y cultural, ser parte de los cambios y mejorar nuestra calidad de vida de manera integral.

Creo que la mayoría, estamos cansados de ver a los mismos políticos de siempre, estamos hartos de las malas prácticas, de la indiferencia hacia la ciudadanía, agotados de la gente ocupando cargos públicos  haciendo mal la pega, sin las competencias para los puestos que desempeñan y beneficiandose  así mismos y a  sus pequeños grupos de amigos.

Yo soy una ciudadana indignada por los abusos, por la falta de derechos y las injusticias, después de trabajar durante años en  frentes sociales y culturales, me he dado cuenta de que las mujeres feministas  tenemos que dar un paso al frente y disputar espacios también en la política.

El mejor ejemplo de esa vieja política a la que me refiero, lo podemos ver en los hechos ocurridos durante las últimas semanas al interior del Gobierno Regional, donde hemos sido testigos de cómo el narcotráfico, presuntos delitos de cohecho y negociación incompatible, se registran en las operaciones de algunos funcionarios públicos y representantes electos del oficialismo en nuestra región. Venimos a acabar con el clientelismo gubernamental, a frenar  este tipo de actuar, y transformar la manera en que se ha hecho política por más de 30 años. Siento que debemos recuperar la debilitada integridad pública y lograr que el poder soberano popular se ejerza en plenitud.

Es por ello que, desde el Consejo Regional  velaré  por la transparencia y probidad; abriré espacios de participación para poner en el centro de la gestión a las personas; tendré una mirada que propicie  el desarrollo sostenible de todos los sectores; trabajando de manera articulada con las organizaciones de base, las pymes y fomentando el talento de quienes se desarrollan en las artes, el deporte y la ciencia local.

¿Cómo propones abrir espacios de participación desde el Consejo Regional?

Necesitamos ocuparnos con urgencia de las demandas de  las organizaciones en los diversos territorios, porqué son ellas quienes le están haciendo la pega al Gobierno en materia de resguardo y promoción de derechos fundamentales: educación, medioambiente, vivienda, seguridad, salud, inclusión, protección de animales, cultura, deportes, entre tantos otros temas resguardados por la ciudadanía organizada, vecinas y vecinos que con escaso o nulo apoyo por parte del Gobierno, son la maltratada primera línea del trabajo comunitario.

El año pasado la ejecución presupuestaria no superó el  27% del total con que contaba la región. Un año donde las ollas comunes han tenido que hacer rifas para poder alimentar a los más afectados por la crisis económica y sanitaria; nuestros deportistas actúan de manera autogestionada para representarnos; y las mujeres hemos retrocedido 10 años en el ámbito laboral, ante tantas necesidades es inaceptable que se perdieran más de la mitad de los recursos  del gobierno regional  disponibles, solo por mala gestión.

Además, las y los trabajadores de las culturas profundizaron su precarización laboral, obteniendo respuestas tardías y poco transparentes. Sufrimos recortes de presupuesto y pésima gestión de ayuda gubernamental.

Este año, según información entregada por el Gobierno Regional, arrastramos un déficit de ejecución presupuestaria de al menos un 45%, cuando apenas quedan dos meses para terminar el ciclo. Estamos hablando de una cifra cercana a los $42.000.000.000. Lo que me parece una burla para las organizaciones que llevan años solicitando acompañamiento y recursos.

Mi compromiso como Consejera Regional, será trabajar por una gestión eficiente que no desperdicie, ni pierda recursos, insistiré en promover la transferencia de conocimiento y herramientas  para las organizaciones sociales y emprendedores locales, fortaleciendo su gestión, trabajaré por cambiar los criterios de las bases concursables en proyectos FNDR 6% para organizaciones sociales, apoyaré  proyectos articuladores que reactiven la economía en sus diversas escalas de manera sostenible, solidaria, comprometida con la comunidad y el medioambiente.

El slogan de tu campaña es El Poder de lo Colectivo, ¿a qué se refieren con eso?

El enfoque de #ElPoderdeloColectivo es avanzar hacía una región feminista, inclusiva y colaborativa, que encause acciones concretas hacia transformaciones estructurales del modelo económico y político -ya fracasado-, que se vean reflejadas en la disminución de las brechas para el desarrollo integral entre todas, todos y todes. Sí pujamos colectivamente, podemos darle el carácter democrático al Consejo Regional, para incentivar la participación ciudadana: nuestra visión es convertirnos en el puente de confianza entre el CORE y la ciudadanía.

Tenemos el objetivo de canalizar y promover instancias de control social respecto a las iniciativas a aprobar: es decir, que la ciudadanía participe de las consultas necesarias para definir en conjunto la destinación de recursos. 

Finalmente Paula Orellana nos cuenta entusiasmada, que recientemente estrenó el video de su jingle de campaña en cuyo proceso creativo colaboraron destacadas/os música/os de Antofagasta, y donde ella se atrevió a cantar, asimismo, invita  a conocer sus propuestas por sus redes sociales para votar informados este 21 de noviembre  y recuerda que quienes quieran apoyar su candidatura, deben marcar en el voto AV 232, “es fácil encontrarme, pues soy la primera opción en la lista del Frente Amplio” subrayó la candidata.