Más carbón: Los Luksic acercan el humo de las termoeléctricas a Hornitos

Centrales termoeléctricas como la

Gastarán más de 400 millones de dólares por el 40% de la central a carbón Hornitos, cuya energía no será para abastecer hogares nortinos, sino que para el Proyecto Minera Esperanza.

Antofagasta Plc, perteneciente al grupo Luksic, anunció este martes que comprarán el 40% de la Termoeléctrica Hornitos, central a carbón que la firma extranjera GDF Suez pretende hacer funcionar este año a un costado de la ciudad de Mejillones, prometiendo añadir más carbón no sólo a la pintoresca comuna, sino que también a la molestia de la ciudadanía por la instalación de este tipo de centrales.

De acuerdo a lo informado por el portal económico Business News Americas, Antofagasta Plc, emitió un comunicado mediante el cual señala que pasará a controlar el 40% de la Termoeléctrica, mientras que la multinacional GDF Suez seguirá manteniendo un 60% de esta central.

De llegar a entrar en funcionamiento, La Termoeléctrica Hornitos generaría 150 megawatts, que no serán utilizados por los habitantes de la Región de Antofagasta, sino que por Minera Esperanza, proyecto minero de Cobre y Oro que pertenece en un 70% a Antofagasta Minerals, propiedad del mismo grupo Luksic, mientras que la Región de Antofagasta quedará con el carbón en el aire y empleos a subcontrato que ya han generado conflictos laborales durante la construcción de estos inmensos y contaminantes complejos de generación eléctrica.

Publicidad

Las ganancias que planea obtener Antofagasta Plc  por la extracción y venta del cobre y oro gracias a la energía que le proveerá esta central parecen ser muy jugosas, dado que la compra de sólo una fracción de la Termoeléctrica Hornitos le significará desembolsar más de 400 millones de dólares.

De lugar de veraneo a Playa de Carbón

Hornitos es considerada una de las mejores playas del norte de Chile
El grupo Luksic (que controla también a empresas como Aguas Antofagasta) es propiedad de la esposa e hijos del fallecido empresario Andrónico Luksic Abaroa, quien ostentó la mayor riqueza de Chile y que además fuera fanático del balneario Hornitos (ubicado a 70 kilómetros de Antofagasta y 30 de Mejillones), reconocido por sus fantásticas playas y su clima caluroso durante todo el año.

 

Luksic incluso fue apodado como ‘El Rey de Hornitos‘ y en ese lugar, el clan familiar cuenta aún con una casa de varios cientos de metros, con helipuerto y canchas de golf incluídas.

Sin embargo, todo indica las prioridades de la familia cambiaron, y ahora no escatiman recursos en instalar el humo de las chimeneas de sus termoeléctricas en el horizonte del que otrora fuera su adorado lugar de veraneo.