“Los delincuentes en este gobierno están en un carnaval”

Rodrigo Hinzpeter es sindicado por la oposición como el principal responsable político en este caso.

Parlamentario por la región de Antofagasta dijo que los anuncios que realizara el gobierno al momento de la compra de un horno incinerador de droga fueron netamente propagandísticos, ya que ni siquiera se contaba con los elementos para hacerlo operativo, situación que finalmente derivó en que estallara el escándalo de la droga “desaparecida”.

Un llamado a que el gobierno asuma su responsabilidad en el caso de los 899 kilos de droga que debieron ser incinerados y que finalmente aparecieron en Antofagasta, realizó este martes el diputado Pedro Araya (PRI).

Entrevistado en el programa Línea Abierta de Antofagasta TV, el parlamentario por la región criticó duramente que el gobierno anunciara con bombos y platillos la compra de un horno para incinerar la droga, siendo que no se contaba con otros elementos para que realmente fuera operativo.

“Nosotros advertimos que esto iba a pasar”, señaló el diputado. “Mi impresión es que el gobierno actuó mal. Hizo un anuncio publicitario sin respeto mínimo a las normas técnicas”, agregó, explicando que no basta comprar con un horno para quemar los estupefacientes decomisados, sino que además sus características técnicas y movilidad se encuentran reglamentadas, hecho que el gobierno regional no tomó en cuenta a la hora de realizar la compra “porque su único fin era mostrarlo en la tele, no que efectivamente sirvieran para la lucha contra el narcotráfico”.

Publicidad

Finalmente, el parlamentario manifestó que el gobierno y específicamente el Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, deben asumir su responsabilidad y que además, la justificación entregada por el ejecutivo, de que no se encontrarían disponibles los terrenos para emplazar el horno incinerador de droga, únicamente agrava la falta. “Aquí se botó la plata de los chilenos en un tema tan importante como el narcotráfico”, enfatizó. “Acordémonos que el slogan era ‘Delincuentes, se les acabó la fiesta’. Pero la verdad es que los delincuentes en este gobierno están en un carnaval”, concluyó.