Ley Longueira: Pescadores de Antofagasta en alerta máxima

Nuevas manifestaciones pueden desarrollarse en la región

Marchas, posibles cortes de caminos y una estrategia judicial son parte de las medidas que evalúan los pescadores, de aprobarse la polémica ley que entrega la mayor parte del mar chileno a siete familias.

Con la participación de los sindicatos de Taltal, Tocopilla y Antofagasta, este lunes los pescadores realizaron la asamblea en dependencias del Campus Angamos de la UA, donde discutieron por más de 2 horas como enfrentar al gobierno para evitar la aprobación de la nueva ley de pesca, la que podría ser aprobada este martes.

La reunión tuvo como objetivo poder articular a los sindicatos pesqueros de la región para comenzar a tomar medidas y evitar que se apruebe la Ley Longueira, esta vez se conto con la presencia de buzos, los que también son afectados por la destrucción de las algas producto de la pesca de arrastre, práctica que es potenciada por la nueva legislación que se pretende aprobar.

Si bien existen los ánimos de movilizarse, a nivel nacional los sindicatos no tienen comunicación y se están organizando de forma separada, producto de que las comunicaciones entre dirigentes no están funcionando de buena forma, como también la discrepancia entre las demandas que tiene cada sector en la pesca, puesto que no les afecta de la misma forma a pescadores del norte en relación a los del centro o sur.

Publicidad

Algunas de las ideas que se pretende poner en marcha son en el ámbito legal, para eso algunos dirigentes y estudiantes de la UA quedaron en reunirse con abogados para ver los conductos a utilizar, uno de estos seria el no reconocer la ley como confederación y trabajar algún recurso de protección, medidas que al parecer no serian de mucha ayuda, puesto que la ley está próxima a su aprobación.

Otra de las ideas propuestas fue el de realizar una marcha o algún corte de ruta con barricadas, como una estrategia política de crear presión al gobierno, pero esta fue reducida porque los dirigentes presentes tienen demandas, los que al verse involucrados en cualquier “alteración al orden público” serán detenidos de forma inmediata por carabineros, respecto a esto algunos dirigentes mencionaron que si a alguien se le ocurría hacer desordenes, quemar algún neumático o cualquier otro acto de desorden, ellos mismos se encargarían de denunciarlos, porque no están dispuestos a caer presos por las acciones de otros.

Lo que causa cuidado es que dentro de las reuniones se están tomando decisiones sin consultar a los trabajadores bases respecto a que es lo que piensan y sus posturas frente al tema, lo que se transforma en burocracia afectando de mala forma en la solución al conflicto.

El próximo lunes 26 se realizara otra reunión, donde se espera esta vez la presencia del sindicato de mejillones y poder tener estatutos listos para fundamentar el aspecto legal.