Identifican al sujeto que atacó a machetazos a un perro en Antofagasta

La Agrupación por la Protección de los Derechos de los Animales (PRODAS) solicitará a la junta de vecinos que el hombre de 30 años y conocido por maltratar animales, sea expulsado del sector Villa Azul, además de llevar el caso ante la justicia.

Un vecino de la Villa Azul de Antofagasta, sería el autor del brutal acto de maltrato animal denunciado por El Diario de Antofagasta el pasado viernes, que caló hondo en el país y entre los defensores de los animales.

De acuerdo a la información proporcionada a este medio por La Agrupación por la Protección de los Derechos de los Animales (PRODAS), el autor del cobarde ataque, es un sujeto de 30 años y que ha sido sindicado como una persona habitualmente violenta con los animales y con serios problemas de alcoholismo. Fue en este estado que tomó la determinación de atacar a un perro característico del sector norte, Lobito, dejándolo gravemente herido sin importarle la presencia de menores y familias en el sector.

La organización animalista, que se ha encargado arduamente del proceso de recuperación de “Lobito”, gestionará durante la semana una reunión con la junta de vecinos para expulsar al individuo del sector, además de llegar hasta las últimas consecuencias judicialmente para que el autor pague por este  hecho.

Publicidad

El lado B del brutal ataque

Lobito sigue internado en la veterinaria “Estylo Canino”, ubicada en calle Arica #8470, donde ha recibido innumerables gestos de cariño por parte de la comunidad. Las principales donaciones consisten en alimento y dinero, donde PRODAS saca cuentas alegres pues el canino no solo ha tocado el corazón de los antofagastinos, sino que además desde otras regiones también se han hecho aportes.

El apoyo monetario se puede realizar a la cuenta de ahorro del Banco del Estado, nro. 02567020439 a Nombre de Prodas de Antofagasta, Rut: 65.051.707-5,
correo prodasantofagasta@yahoo.com.

Lobito encontró una familia

La recuperación es lenta pero favorable. Lobito ya se pone de pie y camina pequeños tramos. Lamentablemente quedó con un daño en su columna y cráneo que aún no le permiten agacharse a comer, por lo que su alimentación debe ser asistida. Se ha enfatizado y se hace un llamado a la comunidad para la tenencia responsable de animales.

Este perrito ha conmovido especialmente a una familia antofagastina del sector norte de la ciudad. Se trata de la señora Deyanira, que habitualmente hace sus compras en el “Jumbo punto encuentro”, lugar donde circulaba Lobito. Ella junto a su familia tomó la decisión de aceptar a un nuevo integrante en su hogar y decidió adoptarlo.

La familia que ya cuenta con otra mascota que será el compañero de aventuras y juegos de Lobito, ha seguido de cerca el proceso de recuperación de este indefenso animalito, indicando además que independientemente de las secuelas con las que quede el desafortunado can, será parte si o si de esta familia, una vez que salga de la clínica veterinaria.