Fotografía confirma que no hubo dos soles en Calama

Muchos creyeron que se trataba de un aviso del fin del mundo. Sin embargo, para tranquilidad de aquellos que elevaron sus plegarias pensando que los días de La Tierra llegaban a su fin, una nueva fotografía tomada desde otro ángulo, confirma que el fenómeno de los dos soles en Calama, correspondía en realidad a un fenómeno de iridiscencia en las nubes.

Se trata de un fenómeno muy similar a un arcoiris, que es ocasionado por la refracción de la luz en gotas de agua, con la diferencia de que en este caso se trató de una difracción o efecto de rejilla, al pasar la luz solar por gotas de agua o hielo mucho más pequeñas que las generadores de un halo de 7 colores.

Publicidad

La imagen, enviada a El Diario de Antofagasta por Christian Martinez, revela claramente que el sol se vio rodeado por un pequeño halo de siete colores, en cuyos bordes brillaban dos fuentes luminosas.

El director del Colegio San Ignacio de la capital loína, que en esta ocasión además se convirtió en reportero ciudadano, indicó que apenas vio el fenómeno salió a la calle con su blackberry de 5 megapixeles, pudiendo captar una imagen mucho más detallada que las grabaciones en video y desde un ángulo donde se aprecia con mayor exactitud el fenómeno, que a pesar de estar muy lejos de tener un origen sobrenatural,  no deja de ser sobrecogedor.