El drama que afecta a los trabajadores de Molynor

Su último proceso de negociación colectiva fue hace más de 40 meses. Aún así, la empresa se niega a mejorar sus sueldos.

BSSaYHJIEAALeLkUn total de 18 días en huelga, cumplen a la fecha 104 trabajadores/as de la empresa Molynor, encargada de procesar molibdeno para la minería y cuya planta se encuentra ubicada en Mejillones, en el marco del proceso de negociación colectiva reglada donde no se logró acuerdo con la empresa.

Durante este jueves, los trabajadores realizaron una marcha en las calles céntricas de la capital regional, con el fin de sensibilizar a la comunidad respecto a las problemáticas que les afectan y que la compañía se niegue a mejorar las condiciones laborales, a pesar de sus ganancias.

La paralización, afecta al complejo industrial ubicado junto a las plantas termoeléctricas instaladas a escasos metros del área urbana de Mejillones y según acusan los trabajadores, ha sido un proceso especialmente dificultoso debido a la poca intención de la empresa para dialogar y alcanzar acuerdos que permitan mejorar las condiciones laborales.

Publicidad

El Sindicato de trabajadores, acusa que la última vez que se realizó una negociación colectiva, fue hace más de 40 meses. Pero no obstante el largo tiempo sin reajustes en los salarios, la última oferta de la compañia no cumplió con las expectativas de los trabajadores, rechazándola el pasado 2 de agosto.

Desde entonces se mantiene la paralización, sin respuestas satisfactorias para los trabajadores y la negativa a dialogar de la empresa. “El día lunes recién pasado la Inspección de Trabajado nos citó a una mediación de carácter voluntario a la cual nos presentamos, esperando tener algún grado de acercamiento con nuestro empleador, lamentablemente oeste señala que ante lo que ellos señalan acciones indebidas por parte nuestra no está en condiciones de negociar con nosotros”, indican en un comunicado de prensa.

“La pregunta es qué deben hacer los trabajadores para ser escuchados por sus empleadores en este tipo de procesos”, indican, considerando que la empresa prácticamente se encuentra cerrada, pero aún así se niega a mejorar las condiciones laborales, resultando todos perjudicados, tanto la compañía con las pérdidas como los trabajadores por los días que serán descontados de sus sueldos.

“Las huelgas no son gratis para nosotros y cuando nos atrevemos a hacer uso de nuestros derechos somos castigados, ese es el país en que vivimos, en el que quienes tienen más lucas para resistir son los que ganan”, concluye el comunicado.