Los “jotosos” de la región celebran 82 años de lucha junto al pueblo

Con la realización de la Semana Amaranto, murales y diferentes actividades en Antofagasta y Calama, las Juventudes Comunistas se preparan para celebrar sus 82 años de historia, con el objetivo fundamental de cambiar la Constitución elaborada a punta de tortura y muerte en la dictadura.

muralUn nuevo aniversario es el que celebra “La Jota”, nombre con que se llama a las Juventudes Comunistas, organización juvenil que este 5 de septiembre cumple 82 años de historia con la realización de distintas actividades a nivel nacional, ello en un contexto donde regresan al Parlamento y diferentes cargos públicos luego de estar excluidos durante 40 años.

La región de Antofagasta no quedó fuera de esta celebración, y es así como los hijos de Recabarren concentran sus esfuerzos en la organización de la “Semana Amaranto”, donde se llevan a cabo diversas actividades que contemplan jornadas de propaganda, educación, y actos de camaradería.

Publicidad

En estos 82 años de existencia de nuestra gloriosa estructura, los y las Jóvenes Comunistas hemos conquistado innumerables logros para transformar Chile. Nuestro Objetivo fundamental es eliminar las raíces fascistas de nuestra Constitución. Por ello a través de la lucha social tanto en la calle como en el Parlamento, seguiremos dando batalla para llegar a la victoria de una Sociedad más justa. Las Juventudes Comunistas de Chile estamos siempre al servicio del pueblo y solo al pueblo le debemos mandato, hoy es el tiempo de construir un nuevo Chile”, explicó al respecto Javiera Cataldo, Secretaria Orgánica del Comunal Antofagasta.

ACTIVIDADES

Una de estas instancias es la realización del tradicional “Rojo Amanecer”, instancia donde se despliegan en la ciudad diferentes papelógrafos con consignas que generalmente son censuradas por los medios, junto con murales que contribuyen a embellecer espacios públicos de la ciudad que se encuentran deteriorados y abandonados.

Un acto artístico que lamentablemente se ha visto coartado en algunas comunas, como es el caso de Antofagasta, debido a una ordenanza municipal que no distingue entre expresiones populares, murales artísticos y rayados vandálicos, hecho por el cual los “jotosos” hicieron un vehemente llamado a la alcaldesa Karen Rojo y los concejales, a realizar esta distinción.

Otra actividad simbólica es la entrega de carnet a los nuevos militantes, quienes en una emotiva ceremonia juran lealtad al pueblo y sus demandas, para luego dar inicio a una fiesta con música en vivo.

Los “jotosos” cuentan también con un programa radial que se emite en Antofagasta, llamado “Al Rojo Vivo: Rockeando la Política”, que se sintoniza por la Radio Nuevo Mundo de Antofagasta 104,7 los días Sábados a partir de las 20:00 horas y cuyo programa del Sábado 6 de Septiembre contará con la presencia del Secretariado Comunal de Antofagasta, donde se hará un análisis de la Semana Amaranto y las proyecciones para este 11 de Septiembre.

HISTORIA

10668412_10204637047864741_119305656_nLa creación de la incipiente Federación Juvenil Comunista (FJC) en 1924, era el desarrollo de un trabajo con «pioneros» (niños menores de 12 años que reciben formación a partir de principios comunistas), y la impresión de la revista «La Llamarada», son muestras que revelan el trabajo activo del Partido Comunista en el ámbito juvenil, trabajo que se vería consolidado el 5 de septiembre de 1932 con la reunión que daría formación a una orgánica nacional de la FJC, y que es reconocida como la fecha de fundación de la Juventud comunista (Jota).

Durante los años que siguieran a su fundación, las JJCC aportaron de manera sustantiva a los diversos objetivos desarrollados por el conjunto de los comunistas chilenos, siendo en los años 30 una de las principales fuerzas políticas encargadas de desarrollar la lucha contra el fascismo y elnazismo en Chile, así como también, de desarrollar una política de alianzas amplia que permitió la construcción de la Alianza Libertadora de la Juventud (ALJ), expresión juvenil de la política de frentes populares desarrollada por el PCCh y que terminaría en el triunfo presidencial del radical Pedro Aguirre Cerda.

Luego del triunfo del Frente Popular y en consonancia con lo que venía desarrollando el PCCh, la Jota estuvo presente el ascenso de las movilizaciones sindicales y estudiantiles, cuyo mayor ejemplo fueron las movilizaciones sindicales que terminarían en la Masacre de la Plaza Bulnes dónde fallecería la militante de las JJCC Ramona Parra.

Las JJCC encararon el período de ilegalidad del PCCh provocado por la llamada Ley Maldita, siempre buscando la más amplia unidad que permitiera detener con las políticas antidemocráticas de Gabriel González Videla.

Luego del retorno a la legalidad y particularmente después del V Congreso Nacional de las JJCC desarrollado en 1965, la «Jota» desarrolló un trabajo político de masas vital para la construcción de lo que luego fuera el gobierno de la Unidad Popular. En esos años Las Juventudes Comunistas contribuyeron al desarrollo cultural y organizacional de la juventud chilena, estando presentes en el mundo del trabajo, contribuyendo al fortalecimiento de los sindicatos y de la CUT; en el ámbito estudiantil con la presencia en la FECH del comunista Alejandro Rojas y el fortalecimiento de la FESES; en las luchas por viviendas dignas, expresadas en las emblemáticas Tomas de Terreno; así como también en las múltiples expresiones del apogeo cultural juvenil en la Unidad Popular como el fortalecimiento del sello Dicap (ícono de la nueva canción chilena) en la cual estaban presentes los también militantes comunistas Víctor Jara y Quilapayún.

Sin lugar a dudas el período que va desde 1970 hasta 1973, es el período de mayor crecimiento e influencia tanto del Partido Comunista como de la Juventud, crecimiento que sería directamente proporcional al crecimiento del movimiento popular que respaldara la gestión de Salvador Allende. Al VII Congreso Nacional de las Juventudes Comunistas, desarrollado en 1972 , se estimaba en más de 100.000 los militantes de organización juvenil.

Luego del Golpe de Estado de 1973 y la instalación del régimen militar, las Juventudes Comunistas fueron una de las más activas organizaciones en la resistencia, para restablecer la democracia. En los años 80 integraron las filas del FPMR, y serían cientos los que cayeran en la lucha contra la dictadura del General Augusto Pinochet, incluyendo direcciones nacionales completas.

La Jota ha sido una de las juventudes que mayormente ha estado inserta dentro de las diversas movilizaciones sociales que se han desarrollado en nuestro país. Ha participado en los diversos paros nacionales desarrollados por la CUT a través de su departamento juvenil, ha estado presente en las movilizaciones en defensa del medioambiente desarrolladas estos últimos años y fue una fuerza protagónica en el denominado Pinguinazo del 2006 y en las movilizaciones educacionales del 2011 siendo las figuras más emblemáticas de dicha movilización, militantes de las JJCC.

En octubre del 2011 se desarrolla el XIII Congreso Nacional de las Juventudes Comunistas de Chile en donde se elije un nuevo Comité Central comandado por Karol Cariola, e integrado a múltiples dirigentes sociales y estudiantiles como los universitarios Camila Vallejo, Camilo Ballesteros.