Más de tres mil toneladas de cobre no serán succionadas del país

La Renacionalización del Cobre y otros recursos naturales es visualizada como opción para financiar educación gratuita

Paro en Escondida,  la mina a cielo abierto más grande del mundo, produce graves efectos a una compañía extranjera e inicia debate sobre los beneficios que podría traer al país la renacionalización del cobre.

Son más de 3.000 las toneladas de cobre chileno que no abandonarán diariamente el país para enriquecer a capitales extranjeros, luego de la paralización indefinida que protagonizan los trabajadores de Minera Escondida, operada en su mayoría por la anglo-australiana BHP Billiton.

La detención en la producción de la gigante compañía minera ubicada a 170 kilómetros al suroeste de Antofagasta, conforma el efecto más evidente de la movilización que llevan adelante los trabajadores de la trasnacional cuprífera, quienes optaron por oficializar una paralización indefinida de sus labores.

La medida adoptada por los mineros, afecta  la parte más sensible de la compañía extranjera, que perderá cuantiosos recursos producto de esta movilización.

Publicidad

Cifra millonariamente insignificante

No obstante, la cifra diaria de 30.000 toneladas de cobre, resulta irrisoria comparada con las utilidades que esta compañía minera obtiene anualmente gracias al cobre de todos los chilenos. Se trata de la astronómica cifra de 5 mil millones de dólares anuales,  mucho más dinero que el ofrecido por el gobierno a repartir por todos los estudiantes del país en 7 años.

Estas cuantiosas cantidades de cobre que son extraídas de nuestro país pero cuyo beneficio económico no se traduce en beneficios para la población, son las que llevan a diferentes sectores a plantear una “renacionalización del cobre“, propuesta que se ha acrecentado en los últimos días y que también podría volverse parte del Movimiento Ciudadano por Antofagasta.

Al respecto ya se han manifestado organizaciones como la Federación Minera de Chile y el Comité de Defensa del Cobre, quienes además denuncian un proceso de privatización de Codelco, que podría traer nefastas consecuencias para Chile. También ha mencionado esta medida la Confech, como mecanismo para financiar una educación pública gratuita y de calidad.