Intervendrán ríos de la zona para evitar futuras catástrofes

foto_0000026720150324074058
Para evitar futuras catástrofes y rebalses como los ocurridos el pasado 26 de marzo, el Seremi de Obras Públicas ha decidido tomar la medida intervenir los ríos de la zona de Calama para que no se vuelva a repetir lo ocurrido hace unos días atrás.

César Benítez, el Seremi de Obras públicas ha dado a conocer que junto con la Dirección de Obras Hídraulicas y la Dirección General de Aguas realizarán trabajos para intervenir en los diversos caudales que de un modo u otro fueron un peligro para las diferentes comunidades de Calama durante las lluvias del pasado 26 de marzo y de paso estar preparados para evitar futuras desgracias naturales.

Como un ejemplo de esto, en el año 2001 tras las lluvias que produjeron una fuerte crecida del Río Loa, la Dirección de Obras Hidráulicas realizó un manejo técnico en dicho río. Por lo cual en el 2002 lograron mejorar las zonas de protección a su alrededor para evitar que eventos como aquel volviesen a repetirse, al construir diversos embales y muros de contención, trabajos que se realizaron desde el Puente Yalquincha hasta el Puente Dupont.

Publicidad

Tras diversos estudios que se han realizado tras las lluvias, diversas autoridades de Calama estarían aprobando estas medidas para intervenir en diversos ríos de la zona, como lo es construir nuevos sistemas de embalse, gaviones, pretiles, e incluso aumentar el trabajo de limpieza de caudal y construir pequeñas desviaciones que lleven las aguas hasta una especie de tambores que contendrán el agua en caso de lluvias que aumenten el tamaño de los ríos.

“Nuestro estudio permitió determinar diversas obras de defensas fluviales y de encauzamiento en los ríos Loa y Salado, obras de retención de caudal y embalse para la regulación de crecida en el Río Salado y sus afluentes. Esperamos poder materializar estos trabajos durante este año”, fueron las declaraciones del Seremi de Obras Públicas.

Eso se suma a las medidas que se realizan de forma anual, como limpiar el cauce de los ríos entre los meses de noviembre y diciembre como una medida anticipada para recibir las lluvias estivales.