El autogol de la alcaldesa Marcela Hernando

Como le sucede al Presidente, a Marcela Hernando se le ha visto sola, errática e incómoda en la búsqueda de una línea política definida. Está en la disyuntiva entre acercarse al oficialismo para evitar los “palos” del Intendente, o acercarse al movimiento social para lograr apoyo ciudadano.

Para quienes gustan del fútbol, hay una regla muy importante. El arco donde se meten los goles es uno solo. Y quienes juegan en defensa, saben muy bien que los pases nunca deben ir al medio, porque entonces los delanteros del equipo contrario pueden aprovechar la ocasión para convertir. La hinchada no perdona errores.

En esa situación se encuentra la alcaldesa Marcela Hernando. Los estudiantes, profesores y vecinos, eligieron por primera vez a la Municipalidad de Antofagasta como punto neurálgico de la nueva marcha por la educación, en el marco del Paro Nacional del 18 de Agosto.

La razón es bastante sencilla. Entre los ciudadanos no cayeron nada de bien los “coqueteos” de la primera autoridad comunal con la Intendencia de Antofagasta, en la reunión donde se analizó el plan anti-movilizaciones impulsado por el ejecutivo (“Salvemos el año escolar”), que el movimiento social ve como un desesperado esfuerzo de la administración Piñera para intentar dividir y debilitar las movilizaciones por la educación gratuita, que siguen en alza y cuentan con apoyo que llega incluso desde el exterior.

Publicidad
El acercamiento entre Marcela Hernando y Álvaro Fernandez por el plan "Salvemos el año Escolar" no cayó bien entre los estudiantes.

De nada sirvió la cuña periodística entregada por la ex-PPD, diciendo que “no nos interesa que esto aparezca como un intento de romper el movimiento”. Los estudiantes y la ciudadanía en general, han demostrado la lucidez suficiente para identificar y rechazar los intentos del ejecutivo para bajar las banderas que se alzan en contra del lucro y el endeudamiento de las familias. La desconfianza hacia los políticos es creciente. Resultaba evidente que esta vez no sería la excepción.

A lo anterior, es necesario agregar que para nadie es un misterio que Marcela Hernando no goza de buena popularidad en Antofagasta. Sus aspiraciones para continuar en el piso superior de la municipalidad, se basan principalmente en la cuasi-ausencia de otros candidatos, considerando que nadie ha manifestado aspiraciones edilicias salvo la concejal Andrea Merino, las figuras de la izquierda son permanentemente vetadas en los medios oficialistas y no existe nada que indique que la derecha deje de ser minoría en la región. Por el contrario, las figuras regionales del oficialismo además están siendo arrastradas por la caída en la popularidad del Presidente, mientras que la rabiosa oposición al movimiento estudiantil que han planteado algunos de sus miembros, en vez de sumarles puntos, les han restado.

Como le sucede al Presidente, a Marcela Hernando se le ha visto sola, errática e incómoda en la búsqueda de una línea política definida. Está en la disyuntiva entre acercarse al oficialismo para evitar los “palos” del Intendente en la prensa de derecha, o acercarse al movimiento social para conquistar mayor apoyo de la ciudadanía.

No obstante los gestos de la alcaldesa, en la derecha no aceptan su pasado Bacheletista

Finalmente opta por ambas, pero a medias, lo que termina siendo igual que optar por ninguna.  Participó en un par de marchas ciudadanas, pero se le vio tan perdida y ajena, como podría estar Claudio Bravo en el puesto de Alexis Sánchez en el Barcelona. Luego opta por hacer causa común con el Gobierno, pero no recibe las caricias de Álvaro Fernández, quien -qué duda cabe- más allá de agradecer este “regalito” de la alcaldesa, no olvidará para qué equipo juega y no dudará en capitalizar el error de la zaga rival.

Si Marcela Hernando desea volver a entrar en carrera, lo primero que debe hacer es leer hacia donde se dirigen las inquietudes de la ciudadanía y asumir liderazgo. En ese sentido, un buen ejemplo pregona el alcalde de Calama, Esteban Velasquez, quién en conjunto con una Asamblea Ciudadana, lidera sin contrapesos un movimiento comunal amplio, que ha dado que hablar a nivel nacional. El liderazgo de Velazquez, se basa principalmente a que no ha asumido posturas ambiguas, sino que se la ha jugado por las demandas de su comuna, aunque eso le signifique asumir una  abierta oposición al gobierno.

Siguiendo con la analogía del fútbol, no se puede jugar para dos equipos al mismo tiempo, sin recibir el abucheo de ambas barras. No es posible estar bien con Dios y con el Diablo. Si se trata de ser blanco y negro a la vez, se termina siendo gris. Y de ese color está hasta el momento, la impresión que causa la doctora.