Baptist College reconoce lucro ilegal con recursos del estado

El Centro General de Padres del establecimiento presiona a los apoderados a firmar a favor del lucro. Fotografía: Baptist.cl

El gobierno entrega casi ochenta millones de pesos anualmente a esta “empresa educativa”, que comenzó con un capital inferior al 10% de esa cantidad.

Una insólita campaña está llevando adelante el Colegio Baptist College de Antofagasta, con el fin de oponerse a la ley que podría terminar con la subvención del estado a sociedades educativas con fines de lucro.

Por medio de un documento emitido por el Centro General de Padres y que fue filtrado por un apoderado,  el establecimiento subvencionado busca presionar al Senador José Antonio Gomez, para que se oponga al proyecto de ley que se discute en el congreso.

En el documento, se amenaza a los apoderados con un aumento en el costo de la mensualidad del establecimiento en caso de verse aprobado el proyecto, producto de que el establecimiento perdería la subvención estatal, reconociendo de este modo la presencia de fines de lucro.

Publicidad

Negocio redondo

Esta acérrima defensa al lucro en la educación, podría tener una explicación bastante lógica. Y es que no obstante su nombre anglo-religioso, los orígenes del Newland Baptist College no estan ni en el extranjero, ni en la religión.

El Colegio es propiedad de la Sociedad Educacional Kyrios S.A, que es representada legalmente por Nelson Bastías Díaz y fue creada el año 2003 por cinco personas, todas con domicilio en Antofagasta, quienes aportaron para la constitución de sociedad un millón de pesos casa uno, dinero que posteriormente multiplicaron con creces.

En la actualidad, recibe mensualmente casi ocho millones de pesos en materia de subvención, conformando más de 70 millones de pesos anuales, los cuales se suman al arancel mensual que cobra a los padres y apoderados.

A la cantidad que recibe cada mes, es preciso sumarle el millón ochocientos mil que recibió como “regalo de navidad” el 24 de diciembre del 2010, según aparece en el Portal del Gobierno Transparente.

Cabe destacar que todo el dinero entregado por el gobierno a estas auténticas “empresas” que venden educación y se benefician con millonarias ganancias, es financiado con los impuestos pagados por todos los chilenos, incluyendo aquellos cuyos hijos estudian en liceos de baja calidad y las familias de escasos recursos.

Precisamente en ese sentido, se refirieron los integrantes de la Comisión de Educación, que dieron luz verde al proyecto que permitirá terminar con estas prácticas. Solamente votó en contra la senadora designada Ena Von Baer.