Máxima autoridad de la UCN se comprometió a cancelar polémico plan para cerrar el semestre

Ubicación de la Catedral de Antofagasta, frente a la Plaza Colón y el Edificio de la Intendencia Regional.

El Arzobispo de Antofagasta y Máxima autoridad de la Universidad Católica del Norte, se comprometió a cancelar la medida de cerrar el semestre con solo un 75% de avance en los contenidos, luego que estudiantes ocuparan la Catedral de Antofagasta. [En Actualización]

La máxima autoridad de la Universidad Católica del Norte, Monseñor Pablo Lizama, se comprometió este jueves ante medios de prensa y estudiantes que realizaron una toma de la Catedral de Antofagasta, realizar las gestiones correspondientes para cancelar el polémico plan para cerrar el semestre realizado por el rector de la casa de estudios, Misael Camus.

La ocupación del principal templo católico de Antofagasta, se llevó a cabo luego que estudiantes ingresaran entonando consignas a favor del rol social de la iglesia y frases aludiendo a que Jesucristo apoyaría la causa estudiantil y que debido a su origen pobre no podría pagar los más de dos millones de pesos que cuestan las carreras en la universidad, los jóvenes hicieron ingreso y se mantuvieron por alrededor de tres horas al interior del principal templo católico de la ciudad.

Publicidad

En ese lugar se llevó a cabo un diálogo entre estudiantes y el Arzobispo de Antofagasta y Gran Canciller de la UCN, máxima autoridad de la universidad, Monseñor Pablo Lizama, mientras que al exterior del recinto se congregó un importante número de estudiantes que llegaron a apoyar a sus compañeros, así como también un grueso contingente policial, por lo cual se temió un eventual desalojo.

Sin embargo, las conversaciones finalmente resultaron fructíferas, ya que alrededor de las 22:30 horas, los estudiantes abandonaron pacíficamente la Catedral, luego que la autoridad eclesiástica anunciara su compromiso de acceder a las demandas estudiantiles, señalando en conferencia de prensa que realizaría las gestiones correspondientes para que el rector de la UCN, Misael Camus, cancele el polémico plan para cerrar el semestre.

Lizama, que en su calidad de Gran Canciller forma parte del consejo superior de la UCN, señaló que la universidad reemplazará el polémico plan unilateral, por una nueva propuesta para realizar actividades académicas, que esta vez será resuelta mediante conversaciones entre estudiantes, académicos y rectoría.

No obstante, este acuerdo aún no ha sido oficializado por el rector de la UCN, que entró en virtual “rebeldía” respecto al Gran Canciller, ya que envió un comunicado a los estudiantes señalando que el polémico plan sigue adelante y que se extiende el plazo de su inscripción para este jueves.

Por esta razón, se generó incertidumbre y una verdadera guerra de declaraciones entre quienes confían en que el Arzobispo Lizama cumplirá con lo prometido ante los estudiantes, así como quienes ponen en duda el cumplimiento del acuerdo y que finalmente Lizama actuaría solamente como mediador, por lo que se mantendría la medida.

Acciones legales si Arzobispo no cumple su palabra

Ante las suspicacias surgidas luego de la publicación del comunicado del rector de la UCN, que pasa por alto el compromiso que suscribió su superior directo con los estudiantes, la Federación de Estudiantes de la UCN decidió zanjar el tema, señalando que exigirá explicaciones a Monseñor Lizama para que cumpla la palabra empeñada, así como también protocolizar la firma del acuerdo.

De no cumplir Lizama con el compromiso, el órgano representativo de los estudiantes presentará un recurso de protección ante los tribunales de justicia para anular la medida de rectoría, junto con definir nuevas medidas de presión y movilización, por lo que convocaron a los estudiantes para que acudan a la casa de estudios superiores y se mantengan informados del proceso.

El polémico decreto que ocasionó la toma de la Catedral

La molestia estudiantil surgió luego de un polémico decreto emanado desde rectoría que consistía en “dar por cursadas” asignaturas con solo un 75% de avance en los contenidos, además de realizar evaluaciones por internet, calificando con la nota mínima a los estudiantes que se negaran a aceptarlo. Todo ello, cobrando aranceles, como si se hubieran realizado clases normales.

En este marco, los universitarios realizaron un plebiscito mediante el cual 1.218 universitarios (60,7%) votaron en contra del polémico decreto, sin embargo, el rector de la casa de estudios había señalado con anterioridad que no reconocería los resultados del referéndum estudiantil. Sin embargo, luego de la toma de la Catedral, el Arzobispo de Antofagasta, máxima autoridad de la universidad, anunció que el plan quedaría sin efecto, medida que el rector de la UCN aún no concreta.