Hospital Regional, Foto Licencia Creative Commons

Si bien el Hospital Dr. Leonardo Gúzman logró ubicarse en el sexto lugar a nivel nacional, en la primera fiscalización de “dignidad y espacios físicos”, efectuada por la Superintendencia de Salud,  igualmente se encuentra en deuda con sus usuarios, ya que, precisamente es el Servicio de Urgencia del recinto, salió con baja calificación.

Según informó el agente regional de la Superintendencia de Salud de Antofagasta, Javier González, en la fiscalización, cuyo objetivo es medir la calidad de la infraestructura, limpieza y calidad de los servicios higiénicos en salas de espera, entre otros puntos; el Hospital Regional obtuvo un 76% de cumplimiento y que las falencias se registraron en Urgencia, donde no existían sillas disponibles y no estaba en buen estado  la sala de espera.

González explicó que, durante la fiscalización “no se observó personal de aseo limpiando en la sala de espera del recinto y no existía disponibilidad de jabón ni de papel en los baños y los baños no disponen de mudadores”. A lo que agregó que en el Servicio de Atención Ambulatoria, no se observó personal de aseo limpiando en la sala de espera del recinto y no existía disponibilidad de jabón ni de papel en los baños y éstos no disponen de mudadores.

Publicidad

Mejoras

El agente, comentó que esta fiscalización continuará implementándose para confirmar las correcciones a las falencias de los recintos, y así entregar la dignidad de trato que toda persona merece.  “La Superintendencia conoce de los esfuerzos que los centros de salud realizan día a día para mejorar la salud de las personas que allí concurren, por lo que estamos seguros que esta información servirá para que ellos mismos puedan mejorar aún más el trabajo que vienen realizando”, puntualizó.

El estado de los espacios comunes es la primera entrada en que los usuarios perciben el trato digno, tanto de los pacientes como de sus familiares. Su corrección en caso de falencias es una medida valorada por todos los usuarios y que mejorará la evaluación que ellos mismos tienen del centro de salud. “Para profundizar en la demanda ciudadana, la fiscalización contempló una encuesta a consejos consultivos de salud, entre otros actores del área, lo que confirma la integridad de este ejercicio”, explicó González.