¡Para construir hay que destruir!

Columna de Arturo Basadre Reyes. Empresario y ciudadano Antofagastino.

puerto nuevo antofa
Fotografía de DeserPal

Esta frase resuena en mis oídos como si fuera lógico, y que por lo mismo debe ser aceptado por todos. Pero la verdad es que no me gusta,  no voy a entrar en discusiones religiosas para hablar de la creación de la humanidad.

Paseando por los sectores aledaños al Mall, me siento agredido como ciudadano, desprotegido por parte de nuestras  autoridades. Estamos hablando de un sector que reúne a un número importante de personas cada día, comencemos por el lado norte:

Se está construyendo un complejo de edificios, estacionamientos, locales comerciales y oficinas, un operario detiene el tránsito  para que entre o salga un camión sin importar la hora  y sus consecuencias.  ¿con qué autoridad se lleva a cabo esa labor?, ¿está en conocimiento de estas acciones la Unidad Operativa de Control de Tránsito?,  ¿se coordina con ella o con la Seremi de Transporte?.  Estamos hablando de detener el transito en la vía más importante  de la ciudad.

Publicidad

Punto aparte corresponde a la ocupación de la acera, la cual está cercada y se cuenta con un espacio que entre postes y barreras permite el tránsito para una persona, sin deficiencias físicas, dado el sinnúmero de obstáculos que se deben salvara en la caminata, desde trozos de fierros, pernos, desniveles hoyos, etc.

Por el costado sur simplemente ocupan el 100% de la vereda, sin importar que un paseo queda cortado para el peatón. El bandejón central ocupado por personas en situación de calle durmiendo a plena luz del día, llegando incluso en ocasiones, según algunos vecinos, a “hacer el amor” a vista de todos.

Claro el bandejón está desaseado, las aéreas verdes que pertenecen al Puerto las mantiene el Municipio, lo cual no tiene ningún fundamento, por cuanto cualquier vecino podría solicitar lo mismo para su antejardín por ejemplo.

No deseo seguir para no parecer negativo, pero requiero al menos respuesta a estas tres preguntas:

1.- ¿Por qué no puedo caminar por la acera poniente en la construcción aludida?,

2.- ¿Por qué interrumpen el paso del paseo?

3.- ¿Porque al ingresar al final de calle Baquedano, un guardia me pregunta adónde voy?… ¿vendieron la calle y nadie supo?

Los ciudadanos pedimos que no se destruya para que se construya, aun es más solicitamos se nos respete el libre tránsito.  Si quien construye le significa menos  metros cuadrados, bueno tendrá que ser así, pero no podemos llevar más de una año, desde que las obras partieron, con mujer embarazadas, o con bebes en brazos, atravesando cráteres, o de pronto un paseo termina y se debe cruzar dos vías de doble pista sin señalética poniendo en riesgo su integridad.