Asesino de Cecilia Julio fue condenado por secuestro y homicidio

Cecilia Julio Bolados

Daniel Rojas Pool arriesga 40 años de cárcel por su autoría en el crimen que remeció a la ciudad de Antofagasta. 

Fueron meses de una familia clamando por justicia, los que este viernes se vieron saldados con la condena del Tribunal Oral en lo Penal de Antofagasta, que declaró culpable a Daniel Rojas Pool de secuestro y posterior homicidio de la estudiante de enfermería de la Universidad de Antofagasta, Cecilia Julio Bolados.

De nada sirvieron las disculpas pedidas por el homicida pocas horas antes de que se decretara su culpabilidad. Las pruebas de ADN aportadas por peritos, el testimonio de testigos y las desgarradoras declaraciones de la familia, terminaron por convencer a los jueces de la culpabilidad del hombre de 43 años, que perpetró el crimen 24 días depués de haber salido de la cárcel, tras cumplir una condena de tres años y un día de presidio menor por robo.

El asesino, que arriesga 40 años de cárcel, también tiene antecedentes de una condena de 61 días de presidio menor por hurto de especies en 1995, y dos penas de cinco años y un día de presidio mayor en su grado mínimo, por violación reiterada y robo con intimidación en 1997.

Publicidad

La condena se realizó luego de un juicio cargado de emotividad, especialmente por las expresiones de dolor de la familia de la universitaria, al ser proyectadas imágenes de la joven cuando aún se encontraba con vida.

No obstante la decisión de la justicia, la familia de la universitaria ha mantenido desde un principio la tesis de que Daniel Rojas Pool no habría actuado solo, tal como lo manifestó en su oportunidad, Sonia Julio Pizarro, tía de la estudiante, quién expresó su confianza de que “una vez cerrado lo de Rojas Pool, si aparecen nuevos antecedentes la investigación continúe”.

El próximo miércoles se conocerá la sentencia definitiva en contra de Daniel Rojas Pool, dando por concluída esta etapa en lo que respecta al juicio, ya que el recuerdo de la joven universitaria y el dolor de su familia y amigos ante su partida, sigue siendo la desoladora realidad desde la desaparición y muerte de la estudiante.