La historia del crimen que remeció Antofagasta

Cecilia Julio Bolados

El asesinato de Cecilia Julio Bolados se ha convertido en el crimen que más impacto ha causado en el último tiempo en la capital regional.

La noche del 27 de noviembre del 2010, la joven estudiante de enfermería de la Universidad de Antofagasta Cecilia Julio Bolados, salió desde el departamento de una amiga en donde se encontraba estudiando, con destino al hogar universitario “Lenka Franulic” donde residía, ubicado a poco más de una cuadra por Avenida Angamos.

Sin embargo el corto trayecto de la joven vallenarina de 21 años cumplidos el 6 de octubre de ese año, tendría un giro inesperado. Esa noche, entre la alegre reunión con sus amigas y la seguridad del hogar universitario, se encontraba la empresa Audiocar, en donde trabajaba Daniel Rojas Pool, peligroso sujeto que había salido de la cárcel apenas 24 días antes y contaba con amplios antecedentes penales. Fue entonces que su vida y la de su familia para siempre.

Daniel Rojas Pool

Inmediatamente después de conocerse la noticia de su desaparición, familiares y amigos iniciaron una intensa campaña de búsqueda y movilización ciudadana, en donde se llevaron a cabo marchas y velatones, además de una intensa búsqueda.

Publicidad

No obstante los recursos desplegados, pasaban los días y Antofagasta seguía con la ilusión de volver a ver a Cecilia con vida. Sin embargo, la ilusión se terminó el 24 de diciembre de ese año, cuando un cuerpo semienterrado fue encontrado en el kilómetro 20 de la ruta B-400, que une la ruta A-1 con la carretera 5 Norte. Para navidad, el Servicio Médico Legal determinó lo que todos temían: era Cecilia Julio.

El 8 de Enero del 2011,  luego de una serie de diligencias que incluyeron un empadronamiento a residentes y visitas del edificio donde Cecilia Julio había estado la noche en que desapareció, un equipo multidisciplinario de carabineros dio con el paradero del homicida, quien confesó el crimen.

Sin embargo, posteriormente Daniel Rojas Pool cambió su versión, señalando que la muerte de la universitaria habría sido un accidente.

Marcha exigiendo justicia para Cecilia. Fotografía. Sebastián Rojas Rojo

Se dió inicio entonces a meses de intensa investigación y búsqueda de pruebas, en donde el ADN de Rojas Pool encontrado en las uñas de la estudiante, fue una evidencia clave para determinar la responsabilidad del homicida, junto con el kilometraje de un vehículo utilizado por el asesino la noche del crimen y los detalles aportados por testigos.

Finalmente, en un juicio cargado de emotividad, el Tribunal Oral en lo Penal de Antofagasta declaró el viernes 6 de Enero del 2012 culpable de homicidio y secuestro a Daniel Rojas Pool, quien arriesga 40 años de prisión.

Sólo decirte que eso no me hace mas feliz, porque te extraño de sobremanera y me haces mucha falta…al menos es un delincuente peligroso menos en las calles y muchas vidas salvadas…Te amo hermana“, escribiría Marcela Julio Bolados, hermana de la estudiante, luego de conocido el veredicto.