Niveles de cáncer por arsénico en el agua se mantienen altos en Antofagasta

En la actualidad el agua de Antofagasta cumple los requisitos de la OMS. No obstante, existen quienes critican y sospechan por su mal sabor y problemas en las plantas de tratamiento.

Estudio científico reveló que quienes estuvieron expuestos al arsénico en el agua potable durante los años 50 y 60, todavía conservan un alto riesgo de desarrollar cáncer. Cifras en la región superan ampliamente las del resto del país.

Pasados más de 50 años desde que el agua en la capital regional se viera contaminada con altos índices de arsénico, las personas que se vieron expuestas siguen teniendo un alto riesgo de desarrollar cáncer a la vejiga y los niveles de esta enfermedad en la región siguen siendo mayores a los registrados en el resto de Chile.

Así lo reveló el estudio realizado por el doctor Fernando Coz, profesor de urología de la Universidad de Los Andes, que fue publicado en la revista médica Journal of urology.

La investigación señala que pese a las medidas que se tomaron para reducir los niveles de arsénico a los estándares de la OMS, en la región de Antofagasta permanecen las altas tasas de cáncer de vejiga, según estimó el estudio del académico chileno, puesto que “nuestra observación demuestra que el cáncer de vejiga es muy común en la población que estuvo expuesta al mineral durante la niñez” en los años 50 y 60, dijo Coz.

Publicidad

En el año 2009, más de dos décadas después que los niveles de arsénico fueron reducidos, la población masculina registraba 16 casos de cáncer a la vejiga por cada 100.000 hombres en Antofagasta. Cifra mucho mayor que la de seis por cada 100.000 que se registraba en el resto de Chile. Lo mismo ocurría con las mujeres: 13,5 casos cada 100.000 en Antofagasta y 2,5 cada 100.000 en el resto del país.

Además, el investigador indicó que la aparición de la enfermedad en esa población es más temprana, entre los 50 y 60 años, en lugar del rango etario habitual de entre 60 y 70 años.

Por esta razón, el académico aseguró que con estos resultados se “muestra la importancia de seguir controlando a esa población”, puesto que el arsénico se encuentra asociado con varios cánceres, como los de vejiga, hígado y pulmón.

Contaminación por arsénico

El arsénico es un elemento semimetálico de las rocas, el suelo, el agua y el aire. También lo liberan al ambiente las actividades industriales y puede estar en las pinturas, las tinturas y los fertilizantes. Está asociado con varios cánceres, como los de vejiga, hígado y pulmón.

En Antofagasta, a finales de la década de 1950 y los años 60, las concentraciones de arsénico llegaron a los 800-900 mcg/L, mucho más que los 10 mcg/L que recomiendan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

El problema se detectó a finales de la década de los 60, lo que hizo que en el año 1970 se instalaran las primeras plantas de tratamiento de agua. Los niveles de arsénico bajaron significativamente, aunque recién en 1990 alcanzaron los valores de la OMS.