Memorable concierto de Pablo Milanés en Antofagasta

Músico cubano hizo un recorrido por los principales éxitos haciendo notar sus 40 años de trayectoria.

Otra noche inolvidable se vivió en el escenario del Teatro Municipal de Antofagasta, con la presentación del cantautor cubano Pablo Milanés. Un show lleno de recuerdos y encantos de una de las voces más representativas de Iberoamérica, que se reencontró con un público antofagastino luego de 14 años de ausencia.

Los primeros en salir a escena fueron los artistas locales, que gracias a la política de la Corporación Cultural, los músicos antofagastinos también tienen la oportunidad de compartir escenario con los invitados internacionales.

Publicidad

Brenda Luna junto a Guido Ovalle y Pato Maturana fueron los encargados de resaltar con su música, las creaciones del Norte de Chile.

Pero cerca de las 22 horas fue el turno de Pablo Milanés. Con seis músicos en escena y una puesta en escena aunque simple en apariencia, una silla, un atril y su impresionante voz y entrega musical, encantó a los asistentes con éxitos que han trascendido generaciones y que anoche reencantaron de manera muy especial a sus seguidores.

Fueron decenas de canciones las que fueron interpretadas por el cantautor, que aunque los temas “Plegaria”, “Vengo Naciendo”, “Si ella me faltara una vez”, “Nostalgia”, “El amor de mi vida”, “El breve espacio en que no estás” y “Yolanda”, sacaron ovaciones entre el público, fueron las interpretaciones de “Gracias a la Vida” de Violeta Parra y “Los Momentos” de Eduardo Gatti, los instantes más mágicos que el artista regaló con este homenaje a nuestros históricos creadores que confesó ser uno de sus más grandes seguidores.

Pero Antofagasta le tenía un regalo muy especial a este gran trovador. De manos de la Presidenta de la Corporación Cultural, la Alcaldesa Marcela Hernando, le obsequió el libro “Norte Grande” del escritor Andrés Sabella, una especie de homenaje en su centenario natalicio para que Milanés conozca del arte nortino.

Al salir del escenario, agradeció al público antofagastino, recordando que desde 1998 que no venía a nuestra ciudad. “Fueron 14 años de ausencia, pero lo pasamos muy bien. Interpretamos canciones que muchos conocen, por lo que la pasamos muy bien entre amigos”, confesó el artista.

Sus 40 años de trayectoria se hicieron notar en el recinto antofagastino, ya que encantó a un público que lo esperó con ansias y que inundó con su arte y mística en cada rincón del edificio cultural de calle Sucre.