Utilizando decreto de Pinochet despiden a docentes de la UCN

Se trata del decreto 161 del código del trabajo, que en el caso de la UCN no había sido utilizado desde la época de los rectores designados. Sindicato de académicos destacó que no se respetó el reglamento que rige en estos casos.

Gran molestia ocasionó entre estudiantes, académicos y trabajadores de la Universidad Católica del Norte, el despido de cinco docentes de esa casa de estudios mediante la utilización de un decreto heredado de la dictadura militar.

Según indicó el sindicato de académicos de la UCN, la universidad cuenta con un reglamento que rige en el caso del despido de los docentes, sin embargo en esta ocasión las desvinculaciones se realizaron utilizando el decreto 161 del Código del Trabajo, heredado de la dictadura militar y que no era utilizado desde la época en que los rectores eran designados por el régimen de Pinochet.

Publicidad

Por esta razón, la entidad representativa de los profesionales de la casa de estudios católica, manifestó que con esta medida “se ha estado errando el camino a seguir” y que incluso se está dañando la credibilidad de la institución en el marco del sistema de Acreditación Universitaria Nacional, “al no recurrir a lo establecido en sus reglamentos internos y, también, por qué no, frente a la comunidad estudiantil que ha elegido estudiar en esta Casa de Estudios Superiores”.

Los profesionales de la UCN llamaron a las autoridades de la casa de estudios a “revisar y modificar los procesos de desvinculación de los funcionarios, utilizando los procedimientos establecidos en nuestras normativas internas y establecer un proceso de notificación que no sea traumático para los afectados, considerando siempre la justicia y la legítima dignidad a las personas, principios que debieran de regir en nuestra Universidad”.

No es primera vez que las medidas adoptadas por la actual cúpula administrativa de la UCN, encabezada por Misael Camus, se ve cuestionada y comparada con la que regía durante los años 80. Durante el 2011, rectoría autorizó el ingreso de vehículos policiales al campus, hecho que no acontecía desde la dictadura militar.