Intendente estaría involucrado en negocio que reportará millonarias pérdidas al fisco

EN EL LIMBO - ¿Se unirá el intendente Fernandez a la ola de renuncias de autoridades gubernamentales por diferentes escándalos de irregularidades?

Mientras Álvaro Fernandez era Gerente General de la Empresa Portuaria de Antofagasta (EPA) , la compañía suscribió un contrato de arriendo de terrenos a Mall Plaza Antofagasta, que reportará pérdidas por más de mil quinientos millones de pesos para la portuaria estatal.

En medio de fuertes cuestionamientos se ha visto el Intendente de Antofagasta, Álvaro Fernandez, luego de que el diputado Manuel Rojas solicitara la investigación de un irregular negocio que reportará pérdidas por más de $1.500 millones de pesos a la estatal Empresa Portuaria de Antofagasta (EPA), todo esto mientras Fernandez era Gerente General de la compañía.

Manuel Rojas aseguró que la Empresa Portuaria arrendó terrenos a Mall Antofagasta, por un valor muy reducido, excluyendo además al centro comercial a pagar contribuciones, gasto que seguiría siendo asumido por la Empresa Portuaria. Este hecho le generará pérdidas al estado que alcanzan los $50 millones de pesos anuales, con el agregado de que el contrato tiene una duración de 30 años, por lo cual el estado perderá un total de unos mil quinientos millones de pesos.

Fernandez salió rápidamente al paso de la denuncia y anunció que que “no tiene nada que ocultar” al respecto y que toda la información se encontraría en la propia Empresa Portuaria. No obstante, el intendente no entregó razones que expliquen por qué realizó un negocio tan poco conveniente para la empresa estatal que se encontraba a su cargo.

Publicidad

Esta no es la primera maniobra del intendente que resulta cuestionada, pues anteriormente encabezó la entrega de más de 3.000 millones de pesos a los empresarios del Transporte de Antofagasta para que rebajen sus tarifas. No obstante, a pocos días del acuerdo, los transportistas anunciaron que volverían a subir las tarifas del TransAntofagasta, aduciendo como excusa el criticado “polinomio” que determina el valor de los pasajes.