Antofagasta: Voluntariados del Hospital llaman a disfrutan con tranquilidad festividades patrias

Un trabajo silencioso y sin mayor notoriedad pública desarrolla a diario cerca de trece agrupaciones de voluntariados en el Hospital Regional, que como anticipo de festividades patrias, hicieron un llamado a la comunidad para celebrar con tranquilidad.

Para lo anterior, montaron una feria en el frontis del nuevo recinto asistencial, apoyados por el Servicio de Salud de Antofagasta, donde mostraron todo su importante accionar, a través de la entrega de folletería y conversando directamente con el público que en gran número conoció su trabajo.

Las voluntarias que contaron durante su encuentro con la comunidad con el apoyo artístico y el infaltable esquinazo dieciochero, recomendaron celebrar con tranquilidad, en familia las festividades patrias durante el largo fin de semana, evitando beber alcohol en exceso. También llamaron a cuidar los hábitos alimenticios, que terminan luego con problemas en la salud cuando no se toman las precauciones necesarias.

Publicidad

Las Damas de Blanco, las Damas de Rojo, Voluntariados Cristianos, las Damas de Azul, la Fundación Unidos por Francisco, entre otros, forman parte de una red asistencial que despliega su labor entorno al paciente interno en el Hospital Regional de Antofagasta. Lo propio hace en la medida de sus posibilidades en otros hospitales de la región.

Por ejemplo, las Damas de Rojo que en Antofagasta apoyan desde 1974 se preocupan de los enfermos hospitalizados de escasos recursos, aportando útiles de aseo, pañales para bebés y adultos; pijamas, pantuflas, ropa interior, ajuares para recién nacidos, compra de recetas, compra de pasajes para enfermos que son de otras ciudades, bastones ortopédicos.

Las Damas de Blanco “desean de todo corazón que el paciente se mejore pronto”. Llegan con un motivado mensaje: “Mientras usted está en cama, hay muchas personas que desean  que usted se mejore pronto. Todos los que aprecian de verdad, esperan su pronta recuperación. Ellos quieren verlo sano y de vuelta a sus actividades habituales”.

Todos los voluntariados realizan una gran labor social, espiritual y humanitaria de manera silenciosa.