Propuesta de crear estacionamientos subterráneos en Antofagasta suma respaldo ciudadano

“Me parece que esta ciudad no da mas sin estacionamientos subterráneos”. Esas fueron las palabras de la Diputada Marcela Hernando para volver a poner en el tapete la propuesta de construir aparcamientos subterráneos, con el fin de contribuir a reducir la congestión vehicular que afecta particularmente al centro de la ciudad.

La parlamentaria solicitó a través de un oficio dirigido al Serviu de la Región de Antofagasta, que se declare de interés púbico y licite la construcción de estacionamientos subterráneos en la capital regional, una iniciativa que impulsó bajo su administración como alcaldesa de Antofagasta (2008-2012) pero que no llegó a concretarse.

En la ocasión se avanzó en los estudios de dos estacionamientos subterráneos, uno ubicado bajo la plaza Colón y otro bajo el extremo norte del Parque Brasil, pero la idea fue posteriormente descartada.

Publicidad

En la actualidad, sin embargo, la idea vuelve a reflotar como una posible solución a la congestión. Al respecto, el Diario de Antofagasta realizó dos encuestas en sus redes sociales, tanto en Facebook como en Twitter, consultando a los vecinos de la capital regional su opinión frente a la iniciativa.

Al respecto, en un universo de 177 votos en la red social Twitter, el 77% se expresó a favor de la iniciativa, mientras que un 23% se manifestó en contra. Más holgados fueron los resultados en Facebook donde ante un universo de más de 1.200 votantes, hasta el momento el 86% se manifestó a favor, mientras que solo un 14% votó en contra.

Entre los comentarios y reacciones que generó la encuesta de Diario Antofagasta, están los usuarios que apoyan la medida, como también están aquellos que se oponen directamente y quienes sugieren que los estacionamientos subterráneos sean acompañados de otras medidas, como la restricción vehicular y un mejoramiento real del transporte público para desincentivar el uso del automóvil.

Un desafío mayor para una ciudad de Antofagasta, donde el transporte público recibe fuertes críticas de los usuarios, mientras que las ciclovías poseen pocos usuarios.