Antofagasta: Condena para adolescente que mató a un amigo mientras jugaban con armas

Antofagasta TV (Archivo)

El fiscal (s) Eduardo Catalán Muñoz, obtuvo una sentencia de condena en contra del adolescente C.A.R.G., de 16 años, que tenía 14 años y diez meses a la fecha de cometido el delito, a quién el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Antofagasta, encontró culpable de un homicidio simple, perpetrado en esta ciudad el 1 de diciembre de 2017, en contra de Nicolás Covarrubias Rojas de 15 años de edad..

Por este ilícito los sentenciadores aplicaron al menor una pena mixta de dos años de internación en régimen semicerrado con programa de reinserción social seguida de 3 años de libertad asistida especial.

Los hechos por los que acusó el fiscal Catalán, dan cuenta que el día 1 de diciembre del 2017 cerca del mediodía el imputado se encontraba al interior de su domicilio, lugar donde también se encontraba la víctima Nicolás Covarrubias Rojas, cuando premunido de un arma de fuego, tipo revólver Luger calibre 38, se colocó frente a la víctima, preparó el arma y apuntando a esta, efectuó un disparo sobre la cabeza de la víctima. A raíz de lo anterior, Rojas Covarrubias sufrió un traumatismo craneoencefálico por proyectil balístico, lesión vital, necesariamente mortal y que tuvo como consecuencia su deceso, minutos más tarde en el Hospital Regional.

Publicidad

En la oportunidad procesal correspondiente, el acusado renunció a su derecho a guardar silencio y dijo que con la víctima eran amigos desde que tenían diez años y que solo se trató de un juego que no sabía que en la pistola de su padre quedaba una bala, ya que creía que las habían sacado todas.

Agregó que luego de disparar en contra de su amigo quedó en estado de shock y reconoce que escondió el arma en el sofá porque se asustó al ver llegar a los carabineros.

La madre de la víctima se mostró muy acongojada al declarar en el juicio, diciendo que junto con matar a su hijo, también la mataron a ella y que si se mantiene en pie a pesar del dolor es porque tiene otros dos hijos de 11 y 7 años, a los que debe atender y velar por que crezcan sanos.

Los sentenciadores después de valorar la prueba aportada por el fiscal Catalán, consistente en testimonial, pericial, documental y fotográfica, dieron por acreditado tanto el delito de homicidio simple, como la participación que en el mismo correspondió al acusado al que le reconocieron dos circunstancias atenuantes.