Imputado por femicidio en Calama quedó en prisión preventiva en la cárcel de Antofagasta

A la cárcel de Antofagasta, ubicada en el sector del Nudo Uribe, fue trasladado Mario Chaparro Llaves de 34 años, principal sospechoso de asesinar a su ex pareja, Gabriela Contreras Uribe (28), la madrugada de este martes, en pleno centro de Calama.

La medida fue decretada por el Juzgado de Garantía de Calama durante el control de detención a petición de la defensa, que teme por la seguridad del imputado en el centro penitenciario de la capital loína. Una decisión que causó malestar entre la concurrencia, familiares de la víctima y agrupaciones de mujeres, que acusan excesivos cuidados por el victimario, los mismos que no hubieron con la víctima.

“Asesino”, “Dejaste a tu hijo sin su madre”, “Basta ya de matar a las mujeres”, fueron algunas de las frase que expresaron los manifestantes.

Publicidad

Estuvieron presentes también en la audiencia familiares de Gabriela, entre ellos su padre, David Contreras, quien expresó respecto a la decisión de trasladar a Mario Chaparro a la ciudad de Antofagasta como “argucias que los abogados tienen para poder buscar impunidad para criminales y psicópatas como el caso de esta persona que asesinó a nuestra hija. Lo único que quiero y ruego es que sea la pena máxima, ojalá perpetua”, indicó, confirmando además  existieron episodios anteriores de maltrato en contra de su hija, donde también habrían participado familiares del imputado.

La audiencia de formalización se extenderá hasta el día sábado, dado que la fiscalía busca reunir mayores antecedentes. Asimismo se indicó que fue un hermano del imputado quien llamó al 133, indicando que el detenido llegó hasta su domicilio con su hijo de tres años, reconociendo que había asesinado a Gabriela tras una discusión en el domicilio de la víctima y retirándose del lugar en un vehículo.

Posteriormente se dirigió hasta el terminal de buses para abordar un bus interprovincial con destino a Antofagasta, siendo interceptado en el camino por personal policial.

Este nuevo caso de femicidio es el tercero en lo que va del año en la región y ha puesto una vez más en la palestra la falta de protección hacia las mujeres víctimas de violencia, considerando que Mario Chaparro tenía dos causas vigentes relacionadas con Gabriela. Una en el Juzgado de Garantía y otra en el Juzgado de Familia de Calama.

Respecto a la primera de ellas, Chaparro fue denunciado por amenazas en contra de la joven. Un proceso para el cual se decretó la suspensión condicional del procedimiento en noviembre del 2018, junto con una prohibición para que se acercara al domicilio de Gabriela y a cualquier lugar en donde ella se encontrara, en un rango de 200 metros, lo cual lamentablenente no sucedió.