Autoridades mostraron todo su fervor en Te Deum evangélico de Antofagasta

Autoridades regionales como la Alcaldesa de Antofagasta, el Intendente Marco Antonio Díaz, la Gobernadora Provincial y representantes de diversas instituciones, participaron en el Te Deum Evangélico de Antofagasta, realizado el pasado sábado en el Teatro Municipal.

La ceremonia religiosa se realizó a propósito de la conmemoración del 18 de septiembre, desarrollándose también en otras ciudades del país, siendo un apronte al Te Deum evangélico que se realiza en la capital, que a nivel nacional será el primero tras la polémica salida del ex obispo evangélico Eduardo Durán, acusado de lavado de activos y mal uso del diezmo que pagaban religiosamente los fieles.

Según un informe de la UAF, en el periodo de 2007 a 2018, Durán obtuvo ingresos por $ 3.577 millones en sus cuentas corrientes, mientras que entre 2014 y 2018 registró abonos por $2.197 millones, donde el 79% correspondió a depósitos en efectivo provenientes mayormente del diezmo.

Publicidad

Los cuestionamientos al manejo de dineros al interior de la Cátedral Evangélica llevaron a que durante el último Te Deum guardias privados agredieran a la prensa cuando buscó obtener declaraciones del polémico ex obispo, famoso también por lanzar duras proclamas respecto a temáticas como el aborto en tres causales. Finalmente, Duran fue destituído, lo cual fue ratificado luego de manera unánime La Junta de Oficiales Diáconos de la Primera Iglesia Metodista Pentecostal.

A nivel regional, no trascendieron polémicas relacionadas a declaraciones vociferantes sobre temas valóricos ni se conoció sobre mala utilización del diezmo, pero no pasó desapercibida la participación de diferentes personeros de gobierno, considerando el fuerte componente de evangélicos al interior del Gobierno Regional.

En este sentido, fueron bastante comentadas las imágenes que muestran al Intendente, Marco Antonio Díaz y otras figuras de Chile Vamos que ocupan cargos públicos, participando con mucho fervor en la ceremonia, lo cual fue valorado por algunos miembros de las iglesias evangélicas, mientras que otros lo interpretan como una búsqueda de votos en ese sector.