Madres de Plaza Colón en Antofagasta: Cuando el rezo y la fe es lo único que queda

De esta forma, buscan la libertad de sus hijos, presos políticos que ha dejado la revuelta social. Creyendo en una justicia divina, más que en la justicia del país.

El pasado 9 de noviembre se organizó un movimiento con el nombre Madres de Plaza Colón, el cual invita alas madres de presos políticos del estallido social a reunirse a rezar todos los días en la Catedral de Antofagasta.

Sin respuestas y sin avances, las madres de quienes se encuentran privados de libertad desde el inicio del estallido social el pasado año, poseen algo en común, el deseo por ver a sus hijos libres y tenerlos de vuelta consigo. Y así lo han demostrado reuniéndose desde hace un poco más de una semana sin falta en la Plaza.

EXTRAÑAS CIRCUNSTANCIAS

Publicidad

Varias progenitoras, se enfrentan a dudosas situaciones que dejaron a sus hijos en manos de carabineros, con pruebas que los inculpan pese a negar varias de estas acusaciones. No quedándole más opción que encomendarse a la Virgen, ante un sistema judicial que los ha olvidado.

Así lo da a conocer Mabel Gaete, cuyo hijo Bastián cayó preso hace casi un año y hasta el día de hoy no tienen respuestas. Se le culpa de portar una bomba molotov, lo cual es negado por el joven y su familia, manteniéndose en la cárcel Nudo Uribe desde ese noviembre 25. Hecho que adquiere mayor gravedad cuando la angustiada madre comenta que la primera vez que vio a su hijo, este se encontraba tan golpeado y herido que fue imposible si quiera abrazarle.

Imagen: DiarioUChile.

A su relato, se suma Karen Tello, madre de Axel, joven de 18 años a quien se le culpa de participar en el incendio a un tren en Antofagasta en contexto de manifestaciones el pasado febrero 2020, siendo detenido cinco meses mas tarde pese a que no se encuentran pruebas en su contra, ya que en las grabaciones presentadas por el Ministerio Público como evidencia, no se logra distinguir las identidades de los participantes en lo ocurrido.

Ambos jóvenes, son estudiantes se educación media y cuentan con el apoyo de su familia y amigos que los esperan desde afuera sin perder la fe, esa fe que es lo único que les queda. Ya que tanto Mabel como Karen, se han encomendado a la Virgen María, quien como dice Tello, pasó por lo mismo y puede entender el dolor que se encuentran viviendo las Madres de Plaza Colón, agregando “Vamos para que ella nos ayude, creemos, a esta altura en la justicia divina, no en la justicia del país”.

Las madres acusan que sus hijos han sido discriminados y estigmatizados por parte del sistema judicial, pese a ser varios ellos estudiantes, contar con buenas calificaciones o ser deportistas. En Antofagasta, 35 personas ha quedado con medidas cautelares a raíz de la revuelta social iniciada el 19 de octubre 2019 en la ciudad, siendo cinco de ellos menores de edad.

Imagen: Agrupación Providencia.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Por otro lado, a través de la Agrupación Providencia los presos políticos del módulo 55, en representación de todos los privados de libertad en el contexto del estallido, ya sea del Nudo Uribe como los que se encuentran en Sename, escribieron una carta recordando el inicio de todo con los estudiantes que evadieron el alza de 30 pesos del metro, lo que, en consecuencia provocó un descontento por 30 años de desigualdad, abandono y olvido de la clase obrera.

Lo que llenó a un país entero de esperanza, con la capacidad de ponerse en la piel de sus otros compañeros, y que, pese al estado de emergencia, violencia y vulneraciones continuaron en la lucha “el presidente Sebastián Piñera, decidió decretar estado de emergencia en algunas de las ciudades del país, llamando a los militares a las calles en un intento de frenar la revuelta popular que comenzaba a darse a lo largo de todo el país, provocando muerte y graves vulneraciones a los derechos humanos, a pesar de eso, la gente siguió, logrando conseguir la marcha más grande en la historia de chile, en la bien llamada plaza de la dignidad. Lo mismo sucedió acá en Antofagasta, concentrándonos en la plaza de la revolución, donde estaban todos profundamente alegres y esperanzados de un chile mas digno al saber que estábamos más unidos que nunca”

Imagen: Agrupación Providencia.

Sin embargo, recalcan en el escrito, hubo un apuro por aprobar leyes anti barricadas, anti saqueos y anti capuchas, haciendo oídos sordos a todo lo que el pueblo le exigía en las calles y criminalizando la protesta social de forma dura. Ante esto, señalaron “comenzaron a caer presos diferentes compañeros bajo absurdos montajes por parte de la policía e investigaciones a manos de la PDI, fuera de toda norma, amenazando y torturando a quienes pasaban por el cuartel de la PDI de Antofagasta, activándonos el Ministerio Público las leyes mas duras (…) sin pruebas contundentes y querellándose contra todos aquellos que tomaban presos por el contexto de las manifestaciones, donde exigían penas altísimas que van desde los 10 a 29 años bajo acusaciones como homicidio frustrado, porte de elementos incendiarios, incendios a la locomotora del ferrocarril, incendio de la intendencia, desorden público, etcétera“.

Asimismo, en la oportunidad, se criticó la mano dura para con los manifestantes, mientras una evidente impunidad abraza a los que están al poder.

“Llegando a tener a 35 presos políticos en la ciudad de Antofagasta, siendo cinco de ellos menores de edad, mientras que a los ricos los mandan a sus clases de ética o a clínicas privadas. Nuestros casos son un claro ejemplo de todo aquello, en cambio, los graves delitos cometidos por los agentes del estado, las muertes y violaciones a los derechos humanos quedan en evidente impunidad, donde todos salen a justificarle.”

Imagen: DiarioUChile.

NO SERÁN OLVIDADOS

De esta forma, a través de la carta mencionada y recitada, es que los presos políticos se siguen manifestando desde el encierro. Agradeciendo a quienes no los olvidan, y se mantienen en las calles luchando, a familiares y amigos, profesores, abogados y a todos quienes les entregan apoyo y respeto.

Así como ellos resisten, quienes están fuera siguen exigiendo justicia y manifestándose por un Chile mejor. Y en una busca desesperada de encontrarla, podremos encontrar a sus madres, guerreras, en una lucha que no cesará hasta que vean a sus hijos en libertad, reuniéndose cada tarde a eso de las 18:00 horas para pedir por ellos, por la justicia y dignidad.