¿Quién fiscaliza? Indignación por uso de fuegos artificiales y pirotecnia ilegal en Antofagasta

Gran cantidad de fuegos artificiales y pirotecnia estallan en diferentes puntos de la ciudad sin que exista mayor fiscalización, a pesar de estar prohibido su ingreso al país, venta y uso, debido a su inherente peligro y el daño que causa a los niños con espectro autista y mascotas.

Detonaciones, explosiones por doquier y toda clase de fuegos artificiales y pirotecnia sin control alguno, fueron la tónica que marcó el 24 y el 25 de diciembre, especialmente en las noches, en diferentes puntos de Antofagasta.

Una situación que se repitió también en el país y que convirtió al tema en uno de los más comentados de esta Navidad en las redes sociales, donde se evidenció la molestia de la inmensa mayoría de los ciudadanos con una práctica que inició desde hace años y que se ha incrementado durante la pandemia especialmente en las ciudades son shows pirotécnicos reglados y de bajos decibeles, los cuales fueron reemplazados por estos verdaderos espectáculos pirotécnicos caseros, los cuales además de ser peligrosos, generar molestia y contaminación acústica, provocan también mucho sufrimiento especialmente a niños de espectro autista, que tienen una hipersensibilidad a los sonidos en general.

También afecta e incluso puede causar la muerte a perros, gatos y animales pequeños de compañía en general, ya que el sentido de la audición de las mascotas es mucho más agudo que el del ser humano según indican los especialistas.

Publicidad

Sin embargo, a pesar de todas estas razones y que en Chile la pirotecnia se encuentra prohibida la venta y el uso de fuegos artificiales La Ley 19.680 del año 2000 indica que las multas van desde las 10 a las 50 UTM (Hasta 2,5 millones), su presencia durante las fiestas fue masiva, lo que llevó a los usuarios en las redes sociales a cuestionar el individualismo, falta de empatía e irresponsabilidad de quienes detonan estos artefactos infringiendo la ley, pero también a cuestionar la evidente falta de fiscalización de las autoridades y preguntarse de dónde salen estos explosivos, quién permite tanto contrabando y por qué ingresan al país con tanta facilidad.

En las redes no fueron pocos los comentarios indicando que salvo la detención de algunos vendedores ambulantes, Carabineros no solo no fiscaliza a quienes usan pirotecnia, sino que tampoco atiende el alto volumen de llamadas por ruidos molestos.

Asimismo, los usuarios se preguntan qué paso con la fiscalización por parte de Aduanas para evitar el contrabando, por cuanto cargamentos de estos explosivos no solo pasaron libremente por las fronteras, sino que llegaron a las calles a estallar sin fiscalización, en lo que puede ser un peligroso preámbulo para el Año Nuevo.