La llegada de la pandemia ha dejado un sinfín de problemas en la población, donde sin duda, unos de los más importantes han sido los problemas sociales; como la poca preparación de las autoridades para controlar los contagios, la tardía respuesta de los mismo con respecto a las necesidades que se han visto enfrentadas las personas desde el inicio de la pandemia, entre otros. Por lo mismo, las personas comenzaron a unirse y ayudar al vecino o vecina de al lado, levantando ollas comunes y organizando sistemas para poder llevar de mejor forma esta crisis sanitaria.

El Macro Campamento Los Arenales de Antofagasta, recibe a más de 1.700 familias en el norte de la ciudad. Desde la llegada del covid, las y los pobladores han tenido que organizarse entre ellos para poder sobrellevar de mejor manera las problemáticas asociadas al virus, sobre todo, al obtener escasa ayuda de las autoridades.

Crisis sanitaria en el Macro Campamento

Publicidad

Elizabeth Andrade o Eli, Dirigenta del Macro Campamento Los Arenales, vive en el lugar desde el 2015, cuando llegó con su hija, nos comenta que al comienzo de la pandemia fue muy complejo todo, especialmente por no saber como afrontar este escenario, sumado que muchos de los vecinos se encontraban sin trabajo. Relata que una de las vecinas tuvo la idea de comenzar a hacer una olla común y poco a poco comenzó a replicarse la idea dentro de los comités.

Tanto fue la organización de las ollas comunes, que solo el año recién pasado pudieron ir en ayuda de 200mil personas aproximadamente.

Respecto a la ayuda de parte de las autoridades regionales y comunales, solo recibieron la caja de alimentos que fue distribuida bajo muy pocas medidas sanitarias, donde los dejaban en largas filas y aglomerados, por lo que las mismas ollas comunes, llegaron a ser una solución.

Ollas comunes del Macro Campamento – Fuente: Elizabeth Andrade

Comité de Resguardo y Seguridad de Macro Campamento

Una de las cosas buenas que destaca Elizabeth, es la organización de las y lo pobladores, ya que con la llegada del covid, se comenzó a sumar gente a la dirigencia, se organizaron para botar la basura y llevar almuerzo a los vecinos que se encontraban dedicados de salud, lo que permitió fortalecer la organización de los vecinos, lo que ellas y ellos llaman “Comité de Resguardo y Seguridad de Macro Campamento”.

Incluso nos cuenta la Dirigenta, que en algún momento arrojó positivo al virus, donde perdió el olfato y se le subía la presión, pero que aún así, no paraba de colaborar con sus vecinos y los apoyaba desde la casa, donde destaca la importancia de trabajar en conjuntos, bajo la solidaridad y el respeto.

Agrega que incluso los procesos de sanitización, han tenido que ser gestionados por ellos mismos, donde a través de un convenio autónomo con el Cesfam Valdivieso, lograron PCR gratuitos.

La ayuda no se detiene

Otro problema que han tenido que sobrellevar, son las donaciones para las ollas comunes, que se han visto mas reducidas, ya que antes realizaban estas acciones de lunes a viernes y hoy solo pueden llevarlas a cabo dos o tres veces por semana.

Por lo anterior, Eli invita a quienes quieran y puedan ayudar a la campaña “Parando la Olla en Los Arenales: Juntos vencemos al Covid-19 y al hambre”, indicando que quienes quieran aportar, deben saber que no tienen alianzas políticas.

Las y los pobladores del Macro Campamento, han tenido que organizarse y ayudarse entre ellos mismos, producto de la escasa ayuda que han recibido desde el inicio de la pandemia. Si quiere ayudar, le dejamos los datos para que pueda realizar alguna donación.

Rut de la Cooperativa: 65.187.312-6