Un trabajador positivo a Covid-19 y dos de sus contactos estrechos, fueron obligados a concurrir a una Residencia Sanitaria de la Seremi de Salud, luego de constatar que el lugar arrendado por su empresa no cumplía con los protocolos exigidos por la normativa del Covid-19.

Respecto a lo señalado, la Seremi de Salud, Rossana Díaz, explicó que la empresa Constructora AMC arrendó un inmueble en calle Latorre a la altura del 3 mil con el objetivo de llevar a sus empleados sospechosos de coronavirus a la espera de sus respectivos resultados de PCR. Sin embargo, el lugar, no tenía el debido control en su interior de modo de evitar el contacto entre ellos.

La autoridad sanitaria, agrega que en el lugar no había nadie que fiscalizara, por lo que los trabajadores se encontraban solos en el domicilio. “Nadie asegura que permanecían en sus piezas cumpliendo el debido aislamiento ni que estaban adoptando las medidas preventivas del Covid-19“, puntualizó

Publicidad

De la misma forma, la Seremi inició un Sumario Sanitario a la constructora, exigiéndole el cumplimiento de la normativa Covid-19 al interior del inmueble arrendado.

Rossana Díaz recalcó que si una empresa toma la determinación de arrendar un lugar para llevar casos sospechosos de Covid19 o positivos, debe responsabilizarse de que en éste se respete las disposiciones sanitarias.