“No impide el aprendizaje”: Docentes de Antofagasta opinan sobre el Lenguaje Inclusivo en la educación

La necesidad de implementar nuevas construcciones en el lenguaje y la enseñanza de éste, en el que ha predominado el orden binario de géneros, ha generado controversia entre personas opositoras que declaran que dificultará el aprendizaje de la escritura y la comprensión en la lectura.

Bajo esa lógica, el Ministro de Educación Nacional, Juventud y Deportes de Francia, Jean-Michel Blanquer, prohibió de manera oficial el uso de esta forma de lenguaje en todos los colegios franceses. Indicando, a principios de mayo, en el Boletín Oficial del Estado, que la lengua no debía ser dañada añadiendo “la imposibilidad de transcribir textos verbalmente con este tipo de escritura dificulta la lectura en voz alta y la pronunciación, y en consecuencia el aprendizaje, especialmente para los más pequeños”.

Si bien es una herramienta lingüística para evitar diversas formas de discriminación, en Chile los cambios de paradigmas sobre el tema del lenguaje, se encuentran en vaivenes entre los movimientos sociales y las instituciones, el rechazo de la Real Academia Española y las posturas pronunciadas por el presidente como “un absurdo a desterrar el este ejercicio lingüístico”.

Publicidad

Siendo los mismos centros de estudios, formadores y estudiantes, quienes aceptan y entienden que “se tienen que visibilizar a todas las personas y a través del lenguaje se puede hacer visible… Para eso sirve el lenguaje”, comentó Matías Moreno, profesor de Lenguaje e Historia en educación básica, agregando que los cambios de inclusividad “no impiden el aprendizaje, hay que elegir las palabras para que de una buena manera se comprenda el mansaje y cumpla su objetivo, pero ahí va a depender del profesor y/o del interlocutor que se está expresando”.

Carlos Wormald, profesor de Lenguaje y Comunicación en Antofagasta, utiliza la metodología del Cosplay y la ficción para trabajar desde la emocionalidad y la contención emocional en las clases online con sus estudiantes, asegura que los docentes son “muy demandados” por un sistema educativo “arcaico”, manteniendo el formato presencial en sala, como “mirarse la nuca, estar todos sentados. Ya es hora que eso comience a cambiar de una forma con una educación más inclusiva, diferente y holística”.

Además, desde la perspectiva pedagógica, en el contexto de pandemia, que no todos cuenten con conectividad, el acceso a un buen internet, tener una pantalla con cámara y el trabajo administrativo, muchas veces agobiantes para los profesores, el “Profe Cosplay” menciona que el contexto actual ha dado la oportunidad para replantearse estrategias y adaptarse a todo tipo de personas. “De alguna forma como profesor sabemos las condiciones que hay y tiene que ver con flexibilidad, empatía y sobre todo comprensión emocional y por eso quise aplicar el cosplay, para conectar de alguna forma con los estudiantes.”

Finalmente, el docente afirma que el lenguaje inclusivo, los modismos zonales, estilos diversos y todo cambio de paradigma social puede, en un principio, “chocar a varias personas por creencias o formaciones, pero si uno tiene clara la película y sabe que puede modificarse teniendo nuevas miradas, hay que estar abiertos y sobre todo nosotros los profesores que formamos desde pequeñitos, aunque los niños de hoy en día ya tienen esa mirada mas adquirida, más que los mimos adultos y por eso es importante que estemos abiertos a estos nuevos cambios. Y el profesor que no está preparado para eso, es complejo porque el ser humano tiene que adaptarse a estas nuevas formas, nuevos estilos, nuevas miradas“.

Para quienes deseen informarse respecto al tema, desde el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile pusieron a disposición guías de Lenguaje Inclusivo sobre temáticas de género, discapacidad y pueblos originarios.